CLOSE

Volver después de una infidelidad, ¿es buena idea?

La infidelidad en la pareja es una situación difícil de afrontar para ambas partes, por eso lo ideal es contar con el acompañamiento de un profesional con experiencia en la terapia de pareja.
Volver con la pareja luego de una infidelidad
Volver con la pareja luego de una infidelidad
Descubrir una infidelidad genera un proceso de duelo

La traición amorosa siempre es dolorosa dentro de una relación. Es natural que una de las partes desee tomarse un tiempo para pensar, también es normal preguntarse, ¿es buena idea volver después de una infidelidad? De eso hablaremos a continuación.

¿Es efectivo ir a terapia para volver después de una infidelidad?

Muchas veces, con la intención de volver después de una infidelidad, los miembros de la pareja asisten a terapia (TP). Puede haber casos donde solo sea uno de los miembros el que asista, pero el fin sigue siendo el mismo. Como bien se sabe, este es un tema complejo que debe tratarse con cuidado. 

En primera instancia se deben conocer los valores y acuerdos que existen en el vínculo. Por ejemplo, si creen que la ruptura de la monogamia es considerada traición o no. O si era una relación sin compromisos o no, entre otros temas.

Asimismo, se debe conocer qué tipo de infidelidad fue la que se cometió (real, digital, emocional). Igualmente, es importante saber de qué manera lo perciben los dos, y qué motivó tal hecho. ¿Fue un momento de debilidad o ya existían problemas crónicos dentro de la vida conyugal? Son preguntas que deben responderse. 

Tal vez quieras leer después:

¿Cómo es la terapia de pareja en estos casos?

terapia de pareja
Durante las sesiones de TP no debe buscarse una reconciliación forzada

El terapeuta de pareja tiene el objetivo de estudiar por qué se ha cometido este acto, no con el propósito de señalar culpables, sino para encontrar las dificultades en la relación. Por tanto, el fin es trabajar a partir de ellas y llevar a cabo un plan de intervención. 

Del mismo modo, se deben tener en cuenta las emociones de los involucrados. La víctima de la infidelidad puede sentirse triste, enojada, confundida. Comunmente no sabe si será capaz de perdonar o decidir qué hará con su vida a continuación. 

Por otra parte, el que cometió la infidelidad también puede tener sentimientos de confusión, culpa, o frustración. Usualmente, no sabe qué decir o cómo actuar a partir de ahora. Es probable que todos estos elementos en conjunto produzcan el fin de la relación.

También te sugerimos leer:

¿Es sano volver después de una infidelidad?

Esta incógnita no la puede responder el psicólogo, dado que su labor se restringe a brindarles herramientas para salvaguardar el bienestar de cada uno. Realmente, la decisión de volver con la pareja después de una infidelidad depende de quienes conforman la relación. Para volver ambos deben estar de acuerdo, recordemos que una pareja es cosa de dos.

Es decir, una parte no puede tomar la decisión si el otro no está seguro o simplemente no desea hacerlo. De lo contrario, solo generará más conflictos, hasta el punto de caer en un círculo vicioso de infelicidad para ambos. 

Con base en lo anterior, también es importante evaluar que, si toman la decisión de regresar, es porque ambos lo desean. Y no porque les conviene por fines económicos o de dependencia. 

La terapia de pareja es un proceso que otorga las herramientas para facilitar la expresión de los sentimientos. En este mismo sentido, permite asimilar el dolor y trabajar el perdón, la culpa, la confianza y la autoestima. Con el objetivo de facilitar el camino sobre el cual se conducirán para tomar la decisión que consideren correcta.

5 pasos para saber si debo volver después de una infidelidad

Es buena idea volver con la pareja
Para darle una oportunidad a la otra persona será necesario ser honesto con nosotros mismos

A partir de lo anterior, pasaremos a revisar algunos consejos útiles para elegir la decisión que sea más adecuada para ti.

1. Tomarse un tiempo para pensar si volver después de una infidelidad

Como primer paso, lo más recomendado por profesionales es que ambos se tomen un tiempo alejados el uno del otro. Con esto se podrá hacer más llevadero el proceso de duelo que implica la ruptura.

2. Discutir y expresar las emociones 

En segundo lugar, una vez trabajados los sentimientos, se continúa el proceso de terapia de pareja (si lo consideran necesario). Aquí el propósito es que ambas partes se expresen sobre cómo se sienten ahora y qué es lo que quieren ahora.

3. Aceptar virtudes y defectos

Cuando se aclara el punto anterior, se debe tener en cuenta que, si tomaron la decisión de volver, deben aceptar las virtudes y defectos del otro. 

Si regresan con la idea de que el otro va a cambiar radicalmente, solo fortalecerán el deterioro de la relación. Pudiendo terminar en un bucle en el que terminan y regresan constantemente. 

4. Respetar la decisión del otro 

Si bien en consulta una de los dos puede expresar querer volver porque afirma que el otro es el amor de su vida, no debe olvidar la probabilidad de que el otro no piense lo mismo. Por eso es ideal saber qué opinión tienen respecto a la relación.

Es importante recordar que no se puede decidir por alguien más. Cada miembro tiene derecho a elegir algo diferente al contrario. Cuando esto ocurre, es deber de la pareja respetar y dejar que siga su vida. De lo contrario, solo se genera más daño por cada lado al querer insistir.

5. Estar dispuesto a comprometerse

Darse una segunda oportunidad no se debe tomar a la ligera. Ambos deben estar dispuestos a comprometerse para hablar de todo lo que les disgustó de la relación sin juzgar. De esta forma, sientan las nuevas bases que permitirán iniciar de nuevo. 

Conclusión 

Perdonar es una de las acciones más difíciles de hacer. No es fácil dejar atrás una traición, muchas veces se teme nunca recuperar la confianza perdida, por esa razón es importante que ambos estén bien psíquica y emocionalmente antes de tomar una decisión.

Si en verdad se aman, se deben respetar y aceptar la ayuda que se les ofrece al momento de querer darse una segunda oportunidad. Claramente esta elección se hace porque cada miembro se ama sinceramente y no por dependencia emocional, social o económica

Finalmente, la decisión de volver después de una infidelidad es responsabilidad de la pareja, no del terapeuta. Nuestra labor como profesionales no es decirles a las personas qué deben hacer con su vida. Sino orientarlos para que puedan determinar qué es lo mejor para ellos.