La sexualidad en la adolescencia

La sexualidad tiene una influencia en nuestras vidas innegable ¿Pero cómo podemos abordar este tema con adolescentes?
sexualidad en la adolescencia

sexualidad en la adolescencia

La sexualidad en la adolescencia esta plagada de dudas, los adultos deben procurar educar a los más jóvenes

El sexo forma parte de nuestras vidas desde el momento en que nacemos, y así como nosotros, pasa por diferentes cambios de acuerdo a las etapas de desarrollo. Sin embargo, la sexualidad en la pubertad debe tener una especial atención, porque es una etapa muy decisiva en el desarrollo. A continuación, veremos algunos aspectos importantes de la sexualidad en esta etapa de la vida, a su vez que algunas consideraciones para abordar dicho tema.  

¿Que es la sexualidad?

Para hablar sobre sexualidad en la adolescencia, debemos entender de que se trata el concepto general. En realidad, la sexualidad humana es un tema extenso que abarca diferentes áreas, que son estudiadas por una misma disciplina. Se trata de la sexología, que es la ciencia encargada del estudio de todo lo relacionado al sexo humano. La sexología entonces involucra temas como género, identidad sexual, los aparatos reproductores, los genitales, infecciones de transmisión sexual (ITS), entre otros.

¿Cómo es la sexualidad en la adolescencia?

La sexualidad siempre está presente en nuestras vidas, sólo que evoluciona al mismo tiempo que nosotros lo hacemos. Es diferente de acuerdo a la etapa de desarrollo en el que estemos, y en la adolescencia se estratifica aun más, dependiendo del rango de edad en el cual se ubique la persona. 

1. Adolescencia temprana (11 – 13 años)

Esta primera etapa se caracteriza principalmente por los cambios físicos. Comienza con la menarquia (primera menstruación) en las niñas y la espermaquia (primera eyaculación) en los niños. También se observa el desarrollo de los aparatos sexuales secundarios, que corresponden a los senos en las niñas o el desarrollo de los músculos en varones, aunque este suele ser más lento. 

Por otra parte, la atracción sexual todavía no despierta debidamente. Pero está presente el interés con respecto a la  autoexploración de su cuerpo y los cambios que están manifestando. Así como curiosidad por los cambios que presenta el sexo opuesto.

2. Adolescencia Media (14 – 17 años)

En la segunda etapa, los órganos sexuales secundarios ya están desarrollados, se experimenta una serie de cambios de conducta, por ejemplo, desarrollan el pudor o deseo de tener privacidad, así como el hábito de arreglarse para atraer a otros.

Relacionado a lo anterior, aquí se incrementa el deseo sexual, así como se desea atraer a otros. También inicia el deseo de tener parejas y a iniciar relaciones sexuales. Igualmente, el ámbito social es clave en esta etapa, por ello los adolescentes suelen dar más importancia a lo que dicen sus amigos, con un marcado deseo por una búsqueda de la identidad y aspiración por la independencia.

A partir de lo anterior, se basan en los conocimientos de sus amigos, que pueden ser basados en mitos debido a la poca experiencia sexual que tienen. También es común que se comience seguir los propios impulsos sexuales sin importar las consecuencias de los actos. Esto último se debe principalmente a una poca capacidad de autocontrol relacionada con el desarrollo incompleto del pensamiento abstracto. 

3. Adolescencia Tardía (17 – 21 años)

En esta última etapa termina el desarrollo físico como psíquico, al tener el pensamiento abstracto en su máximo punto. Por lo tanto, los adolescentes ya deberían ser conscientes de sus actos y las consecuencias de los mismos. De esta manera, debería ser común la búsqueda de relaciones sexuales de manera sana y segura.

Igualmente, buscan tener interacciones sociales basadas en la confianza y sinceridad, tienen definida su orientación sexual. A su vez como lo que desean hacer con sus vidas y el intercambio de roles, es decir hacer cosas del sexo opuesto sin sentir vergüenza. 

Todo esto implica un desarrollo casi idealizado, porque la realidad no suele ser así. Ningún ser humano se desarrolla igual a otro. Por ende, la adolescencia y la entrada de la sexualidad en la vida son cuestiones percibidas de manera diferente. Y tiene una influencia muy subestimada la orientación y la apertura que tengan los adolescentes con respecto a estos temas.

Tal vez te pueda interesar: Libido sexual: ¿Qué hay detrás del deseo?

Orientación de la sexualidad en la adolescencia

Para muchas personas la adolescencia es la etapa más complicada, y no le falta verdad. Tanto a nivel corporal, cognitivo y emocional se experimentan muchos cambios. Por lo que es bastante esperado que conlleve mucha confusión sobre un sinfín de temas, incluyendo la sexualidad. 

Entonces, se hace sumamente importante la orientación sexual en esta etapa. Una que pueda describir los cambios que produce la adolescencia en sus cuerpos. Para que puedan entender los riesgos de dejarse llevar por sus impulsos como el embarazo precoz o contraer una ITS. De esta manera, la verdadera orientación trata de enseñar responsabilidad, no cohibir a los adolescentes de impulsos que no pueden controlar experimentar. 

Por otro lado, es posible que un adolescente sienta vergüenza o se niegue a escuchar a sus padres sobre este tema,  complicando la comunicación. Pero es importante insistir, de lo contrario ellos pueden buscar información a través de fuentes de poca confianza a través de malas influencias o fuentes equivocadas. En conclusión,  es necesario enseñarles del tema, ser constantes y comprensivos para ayudarlos a desarrollar su autocontrol. Para que al llegar a la adultez puedan disfrutar de la sexualidad de manera responsable. 

¿Cómo hablar de la sexualidad en la adolescencia?

Es importante tener empatía con los jóvenes para poder tocar el tema de la sexualidad correctamente

A continuación, te presentamos algunas recomendaciones sobre como tratar el tema de la sexualidad con los más jóvenes, quienes necesitan de la orientación de sus cuidadores.

1. Infórmate a fondo del tema

Así como ellos tienen dudas, de seguro tu podrías tener algunas y la verdad no hay de qué avergonzarse. Por eso siempre debes estar informado sobre el tema para aclarar las inquietudes de los jóvenes. Ya que de nada sirve explicar un tema que no entiendas ya que eso los confunde más. Entonces, basarte en un libro no te hace menos conocedor. Te hace más responsable al querer dar una información acertada y de calidad al joven. 

2. Se comprensivo y paciente

Es importante destacar, al hablar sobre este tema debes transmitir confianza. Esto se logra manteniendo escucha activa frente a cualquier duda u opinión, además de mantener un respeto por los límites que pueda tener un adolescente. En otras palabras, si no quiere hablar de algo en específico porque le avergüenza, no es recomendable forzarlo.

Por el contrario, la idea es que sienta comodidad y no perciba que puede ser juzgado por sus ideas. 

3. No prohíbas el tema

Para muchas personas la sexualidad aún se considera un tema tabú, pero por ello no deja de ser un importante que abordar. Puesto que es natural querer saber del cuerpo y comprender que siempre estará la sexualidad estará con nosotros en  la vida. De esta forma, con tener una apertura con respecto a la sexualidad, se evita la probabilidad de que los adolescentes busquen información por medio pocos confiables y pueden caer ante la manipulación de personas con malas intenciones.

4. Enséñales las consecuencias de una forma amena

Durante la adolescencia media, los jóvenes se dejan llevar por sus impulsos o presiones de los otros y actúan deliberadamente sin tener consciencia de los riesgos que toman. En este aspecto, hay que orientar sobre las medidas necesarias en cuanto a los métodos anticonceptivos, indiferentemente el sexo del adolescente. 

Sobre todo, recalcando en el hecho de que si toman las prevenciones correctas, tarde o temprano, consecuencias irremediables pueden aparecer. Sin embargo, no se debe enfocar la sexualidad como algo que debe ser castigado, sino que se trata de algo que se debe disfrutar si se está dispuesto a ser responsable. 

5. Enseñarle a respetarse y a los demás

La sexualidad es algo íntimo, por ende, los jóvenes deben ser enseñados sin presión a respetar su cuerpo y que no están obligados hacer nada si no quieren hacerlo. De igual modo, enséñales a respetar a los demás y no obligar a nadie hacer cosas que no desean, siempre manteniendo como prioridad que el consentimiento lo es todo en la sexualidad. 

Para reflexionar 

La educación inicia en casa, por eso los padres deben enseñar a sus hijos los aspectos importantes sobre la sexualidad. Claro que profundizando en diferentes temas dependiendo de sus edades. Sin embargo, estos tal vez no son tópicos con los cuales todo el mundo se sienta preparado para conversar. Si ese es el caso, siempre se puede acudir con un profesional en la orientación, psicología o sexología para que tome este papel. 

Si se evita el tema, las consecuencias a corto y largo plazo serán peores que el sentir incomodidad por tener que dar «la charla». De esta manera, hay que invitar al joven a aceptar esos cambios que le están sucediendo, afirmando que son totalmente normales. Y que llevar una sexualidad responsable será aquello que le haga disfrutarla más, sin vergüenza, descontrol o inmaduramente.

Referencias

Articulos relacionados