Eyaculación precoz: ¿Qué es lo que se debe saber?

La eyaculación precoz es una de las disfunciones más comúnes, para la cual la psicología podría tener una respuesta.
eyaculacion precoz

Hoy en día, la eyaculación precoz sigue siendo un símbolo de inhabilidad sexual para el hombre. Por lo que persiste la insistencia de ocultar este tipo de temas. Y los factores que son la causa de esta disfunción, como el estrés, la ansiedad, las primeras experiencias sexuales, el miedo a fracasar y las costumbres culturales. Pueden seguir quedando ocultas sin la posibilidad de encontrar una verdadera solución.

No obstante,  el primer paso para darse cuenta de que esta disfunción sexual no es tan poco común como cualquiera puede pensar.

¿Qué es la eyaculación precoz?

En primer lugar, se debe tener en claro que realmente es este trastorno o disfunción. Puesto que todavía, en una época que se pretende de moderna, hay un cierto tabú y desconocimiento con respecto a este malestar que padecen muchos hombres en el mundo. 

La eyaculación precoz es la incapacidad de controlar la eyaculación antes de completar la penetración. Lo cual puede fomentar una inconformidad en la vida sexual de la pareja. Incluso puede estar amenazar la propia la relación. O, bien, volver las primeras experiencias sexuales todo un trauma.  

Por otro lado, y de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS) la eyaculación precoz afecta a 25 a 40% de los hombres en todo el mundo. Lo que quiere decir que al menos más de un 30% de la población masculina podría padecer este trastorno en cierto momento de sus vidas. 

Continuando, según Masters y Johnson la definieron como: “La incapacidad para retrasar el reflejo eyaculatorio durante la penetración el tiempo suficiente como para satisfacer a su pareja en el 50% de sus contactos sexuales”.

Definición dentro del DSM-IV y el CIE-10

En la actualidad la mayoría de los investigadores y clínicos se basan  en el manual DSM-IV con la finalidad de establecer diagnósticos mas acertados. El cual define la eyaculación precoz como una eyaculación que procede después de una mínima estimulación sexual, lo cual puede ocurrir en casos aislados o de forma recurrente. A su vez, durante la penetración o poco después de la misma. Lo que hay que recalcar, es que sucede antes que la persona lo quiera. 

En el caso del CIE-10, se hace un enfoque desde el nivel de satisfacción sexual y la define como falta de capacidad de controlar la eyaculación para poder disfrutar del acto sexual. Lo que deja bastante en claro de que el hecho de que se genere esta reacción antes de lo estimado, genera un malestar clínico en quien la padece. Que conlleva a una serie de síntomas bastante específicos. 

Problemas asociados

Se estima que lo usual para una relación sexual es que pueda mantenerse sin poder eyacular  entre 5 y 15 minutos. Siendo este el resultado de estadísticas, pero no tiene que tomarse como un estimado personal. Ya que cada individuo tarda en alcanzar la satisfacción sexual en un determinado tiempo. Pero si se eyacula precozmente, no hay una satisfacción sexual relevante. Posiblemente, para ninguna de las personas que conforman una pareja. 

Lo cual genera en el afectado una serie de síntomas accesorios a este trastorno como:

  • Baja autoestima e inseguridad
  • Depresión
  • Ansiedad ante tener relaciones sexuales
  • Ausencia del goce durante la actividad sexual.

Ahora bien, ¿Por qué esta reacción primitiva en el ser humano se descontrola de esta manera? ¿Qué puede esconder esta disfunción? Pues tanto la psicología como la biología humana tienen la respuesta de esto.

Artículo relacionado:

Causas de la eyaculación precoz

Al igual que una gran parte de las disfunciones sexuales, la eyaculación precoz puede ser psicógena o tener un origen orgánico. De esta manera, al mencionar las raíces psicológicas de este trastorno, la principales a relucir son las siguientes:

  • Experiencias sexuales tempranas
  • Abuso sexual
  • Depresión
  • Problema de autoimagen y autoconfianza
  • Ansiedad 
  • Preocupación excesiva
  • Culpabilidad relacionada a no poder cumplir las expectativas sexuales.

 

No obstante, otra serie de causas pueden explicar el surgimiento de la disfunción. Y van más cercanas a ciertos hábitos de vida desfavorables o condiciones médicas inevitables. Como estas a continuación:

  • Enfermedades neurológicas 
  • Abusos de fármaco
  • Alcoholismo 
  • Tabaquismo 
  • Problemas tiroideos 
  • Inflamación e infección en la próstata 
  • Niveles anormales de los neurotransmisores 
  • Alteración nerviosa por cirugías o traumatismos.

Pero además de saber qué la origina, tenemos que considerar…

¿Existe una solución?

La respuesta es afirmativa. Pero es más que obvio que la solución sea elaborada por un experto. Para que pueda determinar qué es lo sea más convenientes para estos casos (teniendo en cuenta un historial clínico). Ya sea mediante un tratamiento multimodal (quiere decir, terapia combinada), que son las farmacológicas y psicoterapéuticas.

Tratamiento para la eyaculación precoz

Solo un profesional puede determinar el tratamiento más adecuado entre la terapia sexual, la psicológica y la farmacológica. O, incluso, una combinación para conseguir los mejores y más permanentes resultados para el paciente. 

Sin embargo, esta es la realidad menos común. Ya que hay una tendencia por los pacientes a dejarse llevar por  los medios de comunicación. Sin mencionar aquellos que  tratan de vender productos “milagrosos”. Que pueden traer efectos favorables, pero por tiempo limitado. Por lo que no resuelven la raíz del problema. Como intentar tapar el sol con un dedo. 

Por el contrario, la terapia farmacológica es conveniente siempre y cuando sea prescrito por un especialista. Ya que tienen conocimiento en esa área y puede brindar la asesoría necesaria. En otras instancias, en el caso de la psicoterapia, el enfoque cognitivo-conductual es el mas eficaz ante este tipo de problemas. Puesto que ayudan al paciente a identificar  y controlar su reflejo eyaculatorio.

¿Por qué es importante en hablar este tema en la actualidad?

Es un trabajo enorme el normalizar las situaciones y expectativas en cuanto lo relacionado con el sexo. Puede que las expectativas sociales, las  creencias culturales y religiosas juegue un mal papel. De las cuales muchos salen afectados, privando su propia sexualidad. 

Es una creencia popular la importancia en que el hombre tiene que asumir la responsabilidad en lo que respecta a la satisfacción en pareja. Lo que hace innegable el hecho de que exista una presión sobre este género, que desencadene esta clase de disfunciones. Sin embargo estos son ideales erróneos. 

Desenmascarar el tabú es parte de destruir aquello que priva a muchas personas de realmente disfrutar su sexualidad. Y disminuir esas alarmantes tasas de trastornos de la sexualidad en la población, al menos, claro, aquellos que tengan un origen psicológico. Para lo cual se debe identificar el problema como lo que es, y recurrir a la ayuda profesional necesaria. 

Referencias 

  • Garanda (2005) Sexualidad humana. Editorial Médica Panamericana, S.A. 
  • Muñoz (2015) Eyaculación precoz: el miedo de no llegar a tiempo
  • Murillo (2010) Eyaculación precoz. Med Int Mex.

Articulos relacionados