Asexualidad: Cuando el sexo no es prioridad

¿Personas a las cuales no les interesa el sexo? ¿Es posible que existan? La respuesta es sí.
asexualidad

La asexualidad es un concepto poco abordado, por lo que a la mayoría de las personas les suele generar muchas preguntas.

La mayoría de las personas no suelen entender por qué alguien no estaría interesado en el sexo. Llegando a abordarles con preguntas incómodas o comentarios como “Quizás es porque no has tenido una buena experiencia sexual”.

Sin embargo, aunque suene sorprendente, la anterior no es la explicación en muchos casos. En este artículo aclararemos la controversia que hay detrás de la asexualidad.

¿Qué es realmente la asexualidad?

En primer lugar, la asexualidad es una orientación sexual que se caracteriza por la nula o baja atracción sexual hacia personas de cualquier género. Pero también se le considera como todo un espectro.

Porque, incluso dentro de la misma población que se identifica como asexual, pueden existir personas que puedan sentir deseo, pero solo con determinados sujetos.

Es considerada por algunos como la cuarta orientación sexual, se estima que entre el 1% y el 3% de la población mundial es asexual. Claro que son solo estimaciones, porque hay escasas investigaciones que abordan directamente este tema.

De hecho, la falta de estudios o teorías consolidadas que expliquen la asexualidad es lo que promueve el desconocimiento hacia esta población. Por lo tanto, es también común que se le compare con el trastorno del deseo sexual hipo activo.

No obstante, el planteamiento de que sea un trastorno sexual se nubla un poco. Cuando encontramos que dentro de esta población hay personas que ejercen la auto sexualidad o la masturbación.

Pero esto parece plantear más preguntas que respuestas. Aclaremos algunas.

¿Los asexuales pueden tener pareja?

Parece un poco difícil que una persona que no sienta un impulso erótico hacia los demás pueda tener pareja. Pero lo cierto es que la mayoría no tienen ningún problema.

La realidad es que pueden enamorarse. Pese a que hay otra población de este espectro que no siente deseos románticos, o los llamados arrománticos. Pero ese es un tema aparte.

Debido a la poca cantidad de personas que se identifican como asexuales, es muy común que estos tengan parejas que sí sientan deseos sexuales. Por lo que suele existir una negociación sobre la frecuencia, las prácticas y condiciones con las que se realizará el acto sexual.

Es decir, no existe atracción sexual, pero sí puede existir atracción romántica en la que es posible disfrutar de la compañía; al igual que de las demostraciones de afecto, de los besos y abrazos.

De hecho, algunos asexuales pueden llegar a disfrutar teniendo sexo, pero no porque deseen a la otra persona, sino por la sensación fisiológica que esto implica.  O también, al sentirse emocionalmente cercanos a su pareja.

Sin embargo, esto depende del espectro de la asexualidad con el cual se sienta identificado la persona.

Tipos de asexualidad

Hay que tomar en cuenta que esta orientación sexual no suele encontrarse en su estado más puro. Como mencionamos, hay algunos que pueden enamorarse y tener pareja. Mientras que otros no, que son los arrománticos. Igualmente, hay otros rangos del espectro a los que podemos hacer mención, como los siguientes.

1. Gris-asexualidad

Se trata de un espectro “fronterizo”, por así decirlo. Ya que este tipo de personas podrían experimentar atracción sexual en algunas ocasiones. O un impulso sexual, pero sin querer llevarlo a cabo en la práctica.

2. Demisexualidad

Por otro lado, en este caso, las personas no sienten ningún tipo de atracción o deseo sexual hacia a nadie con el cual no formen una conexión emocional fuerte. En otras palabras, hasta que no se encuentren con esta persona ideal con la que se puedan abrir emocionalmente, no sentirá estos impulsos.

También podría interesarte: Eyaculación precoz: ¿Qué es lo que debes saber?

¿Qué dice la psicología de la asexualidad?

Es bastante común encontrar a pacientes que ni saben que podrían identificarse a sí mismos como asexuales. Todo debido a la poca información que se ha recaudado sobre esta orientación sexual. Además, de las múltiples similitudes que tiene con algunas disfunciones.

Muchos expertos e investigadores en la materia han catalogado a los asexuales como potenciales afectados por deseo sexual hipo activo o trastorno por aversión al sexo. Sin embargo, en la práctica clínica, estos mismos pacientes niegan uno de los criterios más importantes del diagnóstico de estos trastornos:

• Presencia de una inhibición que provoca marcado malestar.

Además, rechazan interpretaciones psicológicas que describan a esta falta de deseo como el resultado de un mecanismo de defensa. O bien como el producto de la poca estimulación y exploración, o falta de educación sexual. Por lo tanto, dan indicios de encajar con esta orientación, en vista de que son congruentes con su forma de sentir.

Visibilidad en la actualidad

La asexualidad es una palabra que para la sociedad produce todavía distancia. Incluso cierta desconfianza, pero esto no es algo nuevo, ni tampoco una moda que se quiera implantar ahora. La asexualidad existe y ha existido desde siempre.

Gracias a nuevas asociaciones, blogs, y personas dispuestas a divulgar, se está educando a la sociedad de que tan sólo es un estilo de vida más. Por ejemplo AVENes es una página donde no hay prejuicios y a la que recurren muchos jóvenes para buscar información, porque se consideran diferentes a la norma establecida.

La asexualidad es una opción tan respetable y tan natural como cualquier otra. La ausencia de sexo no significa que no haya interés por tener una relación afectiva o romántica. Además, se pueden experimentar otro tipo de sensación, también placentera, junto al ser amado.

La importancia de hacer visible este tipo de espectros de la sexualidad es comprender y empatizar. Sin juzgar ni agredir, incluso si se trata de ti mismo, la aceptación es un camino de libertad. Lo cual te permitirá relacionarte con las personas desde el lado de donde tú eres feliz y te sientes a gusto.

Referencia

Articulos relacionados