Mala praxis psicológica: ¿Qué implica?

Cometer errores en las ramas de la salud pueden llevar consecuencias muy graves. La psicología no es la excepción.
Mala praxis psicológica. Foto de Racool_studio en Freepik
Una mala praxis psicológica puede ser tan grave como una médica. Foto de prostooleh en Freepik.

 

Dentro de la psicología los profesionales buscan desarrollar su práctica  en lo que es el área clínica; por lo general se dedica al servicio de prevención, tratamiento y conservación de la salud mental. Sin embargo, en ocasiones, ya sea a través del intrusismo o algunos profesionales con poco conocimiento, puede existir una mala praxis psicológica. 

Es un término bastante legal y que muchas personas desconocen en el área de la psicología, lo cual resulta muy delicado para la salud mental de cualquier paciente. Es por ello, que este artículo te mostrará ampliamente todo sobre la mala praxis psicológica, además las consecuencias que esto puede implicar.

¿Qué es una mala praxis psicológica?

La mala praxis psicológica es un término netamente legal, el cual involucra principalmente a un profesional, cuando falla al trabajar de acuerdo al grado o nivel académico en el que se encuentra. En comparación con otros profesionales puede ocasionar un daño o pérdida para el paciente. De esta manera, en la práctica psicológica una mala praxis puede consistir en un daño de tipo emocional o psíquico. Debido a las características que normalmente posee todo tratamiento psicológico.

Por esa razón, es que, dentro del código de ética del psicólogo, se establecen ciertos parámetros éticos relacionados a lo que es la salud del cliente, para poder evitar este tipo de situaciones, que además pueden llegar a ser penalizadas.

¿Cómo identificar una mala praxis psicológica?

Normalmente nos encontramos frente a un caso de mala praxis psicológica cuando alguien no profesional suele ofrecer un servicio. Además, no cuenta con las certificaciones adecuadas ni la habilitación dentro del ámbito de la salud mental. Ya que siempre se debe tener una gran responsabilidad para poder ocuparse de cualquier ser humano. Se puede cometer una mala praxis también cuando una persona que no es psicólogo como es el caso de algunos conseulors, coach, psicólogos sociales, entre otros, buscan intervenir algunas patologías en los pacientes, además de ofrecer soluciones rápidas para dichas patologías.

Otra forma de mala práctica que se debe detectar, es cuando algunos profesionales buscan tener una cura para un paciente el cual no se encuentra preparado. De esta manera se genera una movilización que puede desestabilizar o profundizar el problema que el paciente esté presentando. Debido a que esa persona no cuenta con las herramientas necesarias para poder hacerle frente.

La falta de experiencia y de conocimientos pueden ocasionar una mala praxis. Foto de pch.vector en Freepik.

 

Además, de todo lo anteriormente mencionado también es considerada mala praxis psicológica, cuando se establece un vínculo terapéutico en terrenos personales. Al punto de que el terapeuta suele utilizar la vida del paciente como ejemplo o camino a seguir. Otra mala praxis psicológica bastante común, es que algunos psicólogos buscan trabajar desde una postura ideológica, ya sea lo que está bien y lo que está mal. Sin tomar en cuenta para nada en la perspectiva o lo que opina el paciente.

También podemos tomar en cuenta que cuando se realiza un diagnóstico al paciente, es tratado netamente por su enfermedad y no como un individuo más, que necesita terapia y ayuda para poder mejorar su salud mental. Por otra parte, también tenemos a los psicólogos que pierden de vista totalmente el contexto familiar, social y vincular de cada paciente, centrándose netamente en el sufrimiento que éste puede llegar a parecer.

Por último, pero no menos importante se debe tener mucho cuidado y prestar mucha atención, cuando un terapeuta no cuida de su paciente. Es decir, no lo acompaña o no logra empatizar de cierta manera con él. Ya que eso, aunque parezca algo tonto puede resultar mala praxis psicológica de igual forma.

Señales de que estas frente a una mala praxis psicológica

Existen ciertas señales de alarma que pueden indicar qué tú terapeuta está cometiendo una mala praxis psicológica, a continuación, conocerás algunas de las más importantes.

Cuando te toca de forma inadecuada o excesiva

Siempre se debe tener muy presente que existen personas más cercanas que otras. Es por eso que existen psicólogos que toman como opción saludar de beso en la mejilla a sus pacientes. Así como hay otros que simplemente prefieren dar la mano. Pero se debe tener mucho cuidado, cuando el contacto físico con el terapeuta va mucho más allá de lo que se considera normal y empieza a resultar incómodo, ya que es una enorme alarma de un caso de mala praxis.

Cuando nos referimos a contacto, no hacemos referencia a la parte sexual, ni tampoco hablamos de un abrazo demasiado pequeño. Sino que hablamos del contacto físico que es buscado y sin motivo alguno. Como por ejemplo que tu terapeuta te tome de las manos, acaricia el pelo o siempre esté muy cerca de ti. Principalmente lo que se debe hacer en este caso, es informarle al terapeuta que te sientes incómodo en esta situación. Que no se entiende por qué la misma debe estar presente durante la terapia, sí éste se disgusta o intenta convencerte de todo lo contrario, entonces lo mejor es que cambies de terapeuta.

Citas fuera de la consulta

Cuando el psicólogo busca convencerte de verse fuera de la consulta, sin ningún pretexto aparente más que un encuentro informal, entonces ese terapeuta probablemente esté cometiendo mala praxis contigo. La relación paciente-terapeuta siempre debe ser sumamente estricta, en el espacio de la consulta o por algún motivo relacionado a esta. Como por ejemplo cuando un paciente suele sufrir normalmente de fobias, es normal que dentro de sus fases iniciales el terapeuta acompañe al paciente a enfrentarse a dicha fobia.

Pero cuando estamos en esas situaciones y el terapeuta sólo busca tomar un café o pasar un rato agradable, entonces no aportaría nada a la terapia.

Hace proposiciones de colaboraciones laborales

Cuando tu psicólogo suela hacerte invitaciones acerca de colaborar con el dentro de su despacho, o te ofrece alguna posibilidad de poder formar parte de su grupo de trabajo, a cambio de un poco más de dinero; entonces ese terapeuta está cometiendo una mala praxis psicológica, ya que está haciendo uso de su situación de dominio para lograr obtener un beneficio.

Tal vez te pueda interesar:

Te explica cosas relacionadas a otros pacientes

Si tu terapeuta busca normalmente explicarte cosas de otros pacientes, dándote detalles sin que tenga mucho que ver con tu motivo de consulta, entonces es muy probable que esté siendo víctima de una mala praxis.  Ya que incluso ese tipo de situaciones son ilegales porque se encuentran en el código deontológico. Puesto que tanto médicos como psicólogos, deben mantener cierta confidencialidad con sus pacientes.

Te regala cosas

Un psicólogo jamás debe obsequiarle detalles caros o con valores significativos a ningún paciente, claro en ocasiones es normal que te entreguen libro o un audio para que pueda realizar ejercicios de relajación, o fortalecer alguna herramienta que se esté trabajando en terapia. Pero si hablamos de joyas, piezas de ropa, objetos similares, entonces está siendo víctima de una mala praxis.

Parece que no sabe lo que hace

No todas las personas conocen a fondo los métodos que emplea un psicólogo o psicoterapeuta en su consulta. Pero casi todo el mundo es capaz de notar cuando alguien  no sabe lo que hace. Si consideras que tu terapeuta divaga, no es claro contigo, no ha determinado los objetivos de la intervención psicológica, ni te expresa el progreso que has tenido, entonces posiblemente no esté lo suficientemente preparado.

En muchas ocasiones, un profesional inexperto puede causar mucho daño sin si quiera quererlo. Así que conocer la pericia que ha tenido un terapeuta en su rama es fundamental. Claramente, podrías encontrarte con algún terapeuta con pocos años de práctica profesional que sigue con la metodología adecuada. Pero también puede ocurrir el caso de que un terapeuta inexperto pueda incurrir a una mala praxis, como las anteriores situaciones planteadas, puesto que no está familiarizado con la ética laboral lo suficiente.

Consecuencias de una mala praxis psicológica

La salud mental es muy importante en la vida de todo ser humano, cuando se comete mala praxis psicológica ésta se ve en tela de juicio. Porque una mala práctica puede ser tan grave como para inducir el suicidio de un paciente, aumentar niveles de ansiedad o estrés. A no dar resultados, empeorar síntomas de algún trastorno, entre muchas otras. Puesto que una simple palabra, un simple gesto o acción fuera de la ética profesional puede ser el comienzo de una reacción en cadena. 

Por esa razón siempre se debe estar atento a las señales que dé el terapeuta, para determinar si este comete mala praxis o no y de ser así denunciarlo. Recordemos que el código de ética del psicólogo establece ciertas leyes que van en contra de una mala práctica.

Referencia

Articulos relacionados