El paciente cero del COVID-19

Frenar los contagios por COVID-19 parece cada vez más difícil, y esta podría ser una razón.
paciente cero del COVID-19
paciente cero del COVID-19
Saber quien fue el paciente cero es fundamental para las investigaciones de una nueva enfermedad. Foto de pikusuperstar en Freepik.

Las autoridades médicas y de seguridad a nivel mundial trabajan duro para saber quienes fueron los primeros contagiados en sus respectivos países. Pero ¿Qué es este paciente cero del COVID-19 del que tanto hablan los medios? A continuación te daremos los detalles sobre este caso en concreto.

También te puede interesar:

 

¿Qué es el paciente cero del COVID-19?

El paciente cero o caso índice único es la primera persona en entrar en contacto con un virus transmisor de una patología sin estar consciente de ello. De esta manera tan simple empieza con la propagación de la misma a través del contacto físico, o al estornudar, toser, entre otras vías de contagio. Pero ¿Por qué los científicos del mundo se empeñan en saber quién es este personaje?

 

¿Cuál es la importancia del paciente cero del COVID-19?

Detectar al paciente cero de una epidemia es de suma importancia para las autoridades médicas, ya que permite encontrar el origen de la patología. Asimismo, ayuda a la prevención del contagio, y frenar su propagación al saber con qué personas tuvo contacto. De igual modo, permite tomar las medidas necesarias para que el contagio pueda frenarse lo más pronto posible.

Es importante añadir, al diagnosticar al paciente cero es de vital importancia tener no dar a conocer datos personales como el nombre y profesión, para evitar que la población lo culpabiliza de contraer la pandemia. Así que este personaje es totalmente anónimo. En síntesis, el paciente cero es el que permite encontrar el origen del virus y detener su propagación. No obstante la causa como tal de la enfermedad.

 

¿Dónde se originó el COVID -19?

Como es conocido por muchas personas, los primeros casos de la pandemia se reportaron en China, en la ciudad de Wuhan, provincia de Hubei entre finales de Diciembre del 2019 e inicios de Enero del 2020. Fueron un total de 27 casos de contagio que fueron conocidos como los primeros de esta pandemia. A partir de aquí, múltiples estudios biológicos determinaron que el virus pertenece a la familia coronaviridae. Por ello fue conocido al principio como coronavirus, y más tarde se le dio la denominación de COVID- 19.

Distintas fuentes establecieron que provenía de un mercado húmedo del lugar donde se vendían mariscos y otros animales comestibles. Por lo que muchos teorizan que existe la alta posibilidad de que el virus provenga del Murciélago Hendidura, también comercializado en Wuhan.

 

¿Cómo se propagó el COVID- 19?

A partir de lo anterior, la propagación del virus es debido a las personas que entraron en el mercado ya sean residentes o turistas que estaban de vacaciones de año nuevo. Al regresar a sus respectivos países comenzó la propagación del virus a nivel mundial. Esto fue favorecido a que la mayoría de las personas infectadas que viajaron no presentaban todavía los síntomas, puesto que aparecen en un promedio de 14 días después del contagio. Y también contando los casos en que el virus fue confundido con un resfriado común.

Una de las características del COVID-19 es su rápida propagación. Foto de studiogstock en Freepik.

Un claro ejemplo de contagio es el de una mujer alemana que se encontraba en la provincia de vacaciones. Al regresar a su país sin presentar los síntomas, contagio a sus compañeros de trabajo, a ella se le conoció como el paciente cero de Alemania. Casos similares le sucedieron a otras personas al regresar a sus países como Estados Unidos, Italia, España y muchos más.

 

El paciente cero del COVID-19: Algunos casos posibles

Nunca es tarea sencilla determinar al paciente cero de una enfermedad. Mucho menos en su foco central de contagio y más cuando se propaga tan rápidamente como el COVID-19. Pero a continuación, hay algunas hipótesis que se sostienen hasta los momentos.

 

1. Caso del «Mercado húmedo» de Wuhan

A nivel mundial, se ha establecido que la epidemia se originó en un mercado húmedo de la provincia de Wuhan donde se vendían mariscos y otros animales vivos para el consumo humano. Es por ello que diferentes especialistas en microbiología y epidemiología han afirmado que el brote comenzó al momento de ingerir un Murciélago Hendidura comprado en el mercado y que el posible paciente cero sea un hombre de 55 años.

 

2. «El virus proviene de un laboratorio»

Por otro lado tenemos la teoría, que el virus se originó en el Instituto de Virología en Wuhan donde se trabaja en un programa de investigación viral chino. En donde accidentalmente, un trabajador contrajo el virus y al salir del laboratorio comenzó la epidemia al contagiar a otras personas a su alrededor. Sin embargo, las autoridades de China y otros países, además de otros expertos, han descartado esta teoría. Ya que no hay suficientes pruebas para darle veracidad.

 

¿Por qué existen tantas dificultades para encontrar al paciente cero del COVID-19?

Con base en la información de los posibles pacientes cero se puede observar que ningún caso está confirmado de manera oficial. Aquí te vamos explicar algunas razones del porqué sucede esto.

 

1. Velocidad de propagación

Cuando un virus se expande por el mundo a una gran velocidad, se dificulta cada vez más el poder encontrar un patrón de infección el cual permite rastrear el origen del virus encontrando al paciente cero, y con ello determinar el origen y propagación del virus.

 

 

Los síntomas del COVID-19 en muchos casos no son alarmantes, pero si lo es su propagación. Foto de Freepik

 

2. Problemas entre los países

Otra dificultad es que muchas veces algunos países se niegan a dar información por diferentes motivos ya sean políticos, sociales o económicos. Esta falta de información, imposibilita el hallar el origen de la enfermedad junto a sus causas. En otros casos, el alcance de la información veraz es algo limitada en ciertos países.

 

3. Fuentes de información falsas

En tercer lugar, existe la posibilidad de seguir una pista falsa que al final no llevará a nada. Muchas veces estas fuentes, son dadas por diferentes personas que no dan la información de manera completa con base científica. O simplemente por confundir los síntomas que presentan los cuales pertenecen a otro malestar como el resfriado común.

 

Para Reflexionar

Para concluir, es claro que es muy difícil dar con el paciente cero del COVID-19. Este proceso puede tomar meses o años, pero en estos momentos es posible contribuir de otra forma. Y esto es mediante la promoción de las medidas de prevención, además de frenar la divulgación de información falsa. En este sentido, es necesario seguir insistiendo en quedarse en casa y poner en práctica el aislamiento social, mientras los científicos y otras autoridades hacen su trabajo.

Finalmente, este artículo tiene el objetivo de solo informar sobre la importancia del paciente cero como mantener su anonimato. Asimismo dar a conocer los posibles pacientes cero del Covid- 19 sin la intención de confirmar nada ni criticar a las autoridades.

En la prevención y la promoción de la salud, esta la cura contra el COVID-19. Foto de stories en Freepik.

Este artículo solo es para fines informativos y reflexivos

Referencias

Articulos relacionados