Apego emocional: Cómo detectarlo y tratarlo

¿Qué debemos hacer cuando detectamos una dependencia insana a la otra persona? Aquí verás como el apego emocional puede ser resuelto.
apego emocional
apego emocional
El apego emocional es una afección que crea problemas graves en las relaciones interpersonales.

Una situación que hasta puede considerarse normalizada, incluso en relaciones no románticas. El apego emocional puede impedirnos disfrutar de vínculos sanas, y a veces no notamos que lo padecemos.

¿Cómo hacer para romper ese vínculo? Algo nada fácil, pero esa es la incógnita que intentaremos resolver a continuación. 

¿A qué conocemos como apego emocional?

El apego emocional es la necesidad patológica de tener contacto o sentir la presencia del otro para cubrir las carencias afectivas propias. Sin embargo, muchas personas confunden esta sensación con amor, pero nada más alejado de la realidad.

En términos simples, el amor es la acción de dar y recibir. No significa que en una relación sana no encontremos problemas. Pero, en estas, la pareja comprende que ambos son individuos diferentes. Aquí, ambos pueden sentirse cómodos estando solos, sabiendo que se han elegido mutuamente. Y que su decisión proviene del amor, más no porque sientan que no pueden vivir sin el otro.

Eso anterior puede considerarse como una de las características del apego afectivo. Lo podemos observar en parejas que ya no son felices juntas, pero que todavía siguen juntos por temor a valerse por sí mismos, y no saber que hacer al respecto. Igualmente, no solo aplica para relaciones de pareja, sino para todo tipo de vínculos que tengan un significado emocional para nosotros. 

Básicamente, podemos resumir a este tipo de relaciones con la frase: «No puedo vivir sin ti, pero tampoco contigo».

Diferencia entre el apego emocional y la codependencia

Es necesario aclarar, cuando la persona se comporta de cierta manera para impresionar a los demás dejando de lado su identidad. Igualmente, cuando se culpa por los errores de otros y se tiene el deseo de controlar las conductas ajenas, se habla de otra condición. Esta se conoce como codependencia.

Su principal diferencia con la apego afectivo, es que el codependiente tiene la obsesión de controlar el comportamiento de los demás. A diferencia del dependiente emocional que solo cambia los suyos según lo que diga la pareja. 

Cómo identificar el apego emocional

signos de apego emocional
Detectar la dependencia emocional es la clave para salir de vínculos perjudiciales para nosotros.

A continuación se encuentra una lista de los indicadores más comúnes entre aquellos que sufren de apego emocional. Es importante señalar que la manifestación de esta condición es diferente en cada caso. Así, puede que no siempre estén presentes todos los signos al mismo tiempo.

1. Cuando la autoestima depende de la otra persona

En primer lugar, las personas con esta alteración dejan a un lado sus creencias, valores e incluso sus aspectos personales. Tales como gustos o forma de vestir y actuar; todo con la intención de impresionar al otro y mantenerlo a su lado. 

2. Las decisiones propias las toma el otro

¿Qué le gustaría a el/ella que cocinara? ¿cuáles muebles le gustaría a el/ella comprar? ¿qué ropa le gustaría que me pusiera? Y a pesar de que algunas preguntas puedan parecer naturales cuando se está en una relación, puesto que la opinión del otro vale, en alguien que sufre de apego se intensifican más. 

Para estas personas, todas y cada una de las decisiones son dictadas por el otro sin tener en cuenta su pensamiento individual.

3. El bienestar desaparece cuando lo hace la otra persona

Cuando está en compañía de la apreja, la otra persona siente una gran felicidad. En cambio, cuando no está presente independientemente de sus razones, le invade una enorme tristeza. Incluso, puede llegar al punto de presentar síntomas de ansiedad.

Como mencionamos anteriormente, una relación sana la conforman dos personas que pueden sobrevivir como individuos. Son sujetos que sienten bienestar estando separadas, pero que juntos pueden lograr mejores cosas. Esa es la diferencia de un par emocionalmente sano al apego que llega a un punto patológico.

4. Todas las acciones propias dependen del otro

Todo lo que realiza el dependiente emocional diariamente depende únicamente de la otra persona. Llegando al punto de dejar de hacer las actividades que le gustan simplemente porque el/ella no le parecen adecuadas. Por ejemplo: Una persona que disfrutaba del arte y dibujar, deja de hacerlo porque de quien depende le parece una pérdida de tiempo.

5. Toda la atención se centra a la otra persona

El apego hace que una persona deje de lado sus amistades, e incluso su familia. Sólo porque el/ella insiste en que su deber es estar siempre al lado del otro. Claro, esto no siempre se expresa de manera explícita. También juega un papel muy grande la persona dependiente, cuando acepta estas condiciones dentro de la relación.

Un claro ejemplo es decirle a un amigo: «no puedo estar contigo porque mi novio/a no me ha dejado salir». 

apego emocional
Los dependientes emocionales viven su vida según los deseos y necesidades de su pareja.

¿Qué tan dañino es el apego emocional?

No es sano depender de otro llegando al punto que todo lo que se haga y sienta debe ser según lo que la otra persona quiera. Si te has identificado con todo esto, tu deber es preguntarte: ¿En realidad eso es amor? ¿Verdaderamente soy feliz dejando mi amor propio de lado sólo para complacerlo?

Fácilmente encontrarás que la respuesta es no. El amor debe ser mutuo, incondicional y no dañino. Si se tienen problemas afectivos, se es más propenso a ser víctima de una persona manipuladora. Y entre más tiempo se esté en esa relación, el apego se vuelve más arraigado. 

Si el vínculo es dañino para ti, lo recomendable es romperlo. Por supuesto, no es fácil y es muy doloroso. Pero es mucho más doloroso el no conocer lo que es el verdadero amor de pareja. Así como también estar viviendo sometido a las imposiciones de otra persona. 

La realidad es que la única persona que necesitas para vivir y ser feliz es a ti mismo. No significa que te despegues de la idea de compartir con otro pero sin llegar al punto de depender del otro. De esta manera, si tienes problema con esto, es posible que necesites recibir ayuda psicológica para fortalecer el lazo que tienes contigo mismo antes de crear uno resulte perjudicial. 

Tal vez te llame la atención: «Terapia de pareja preventiva: ¿De qué trata?»

¿Qué hacer para deshacer el apego emocional? 5 pasos que te ayudarán a lograrlo

Una vez comprendida las consecuencias del apego emocional, se abren nuevas posibilidades. El dependiente puede conocer unos consejos prácticos para deshacer este vínculo dañino. Claro, te aclaramos que esto no suplanta en ningún momento a la terapia. Pero son pequeños pasos por los que puedes comenzar.

1. Reconocer el vínculo dañino

El primer paso es reconocer que se tiene una dependencia emocional con el otro. No se puede seguir negando o empleando la excusa de «así es nuestra relación y así somos felices». Por lo tanto, lo principal que se debe hacer es darse cuenta de que hay más dolor en la relación que felicidad. Luego podrás ir al siguiente paso.

2. Esfuérzate por romper ese vínculo

A pesar de lo doloroso o difícil que pueda ser, debes ser fuerte y tomar esa decisión teniendo presente que es por tu felicidad. Puede ser difícil asumir la independencia emocional pero es peor seguir aferrado a una falsa esperanza que el otro va a cambiar. 

Toda ruptura es dura, pero el malestar siempre es temporal. Puedes estar seguro que estarás mejor tarde o temprano.

3. Buscar ayuda para superar esta situación

Como mencionamos anteriormente, a pesar de que tú eres la persona que necesitas para vivir el resto de tu vida, es necesario que busques ayuda profesional. Esto te permitirá pasar por este doloroso proceso y darte las herramientas necesarias para seguir adelante.

Quizá quieras leer:

4. Encuéntrate a ti mismo

Con la ayuda correspondiente, la primera clave es fortalecer tu autoestima. Esto incluye aprender a quererte y hacer actividades autogratificantes. Lo cual es esencial para recuperar tu amor propio y seguir adelante.

Del mismo modo, retomar intereses, hacer deportes, actividades lúdicas y recreativas compartir con tu familia y amigos. Incluso crear nuevos círculos sociales es una buena idea.

Conclusiones

Nunca debes dejar de lado tu integridad y amor propio sólo por complacer a otro. Si la relación ya no te trae bienestar, no tengas miedo. En la medida en que seas capaz de reconocer ese daño serás mucho más capaz de seguir tu vida sin esa persona. Sin importar lo que te diga o los demás piensen.

Esta afirmación no significa que debas ser egoísta o creer que lo eres, significa que primero debes ver por tu salud y felicidad. De lo contrario solo serás infeliz y lo transmitirás a los demás.

A veces subestimamos la frase de «Amate a ti mismo antes que a los demás». No comprendemos que si nos apreciamos como debemos, encontraremos a alguien que nos aprecie de igual manera. Sin sentir un apego emocional patológico por esa persona, sino viéndola como un complemento a nuestras vidas.

Referencias 

  • Gancedo, M.(s/f). Señales para identificar dependencia emocional: ¿Es amor o necesidad? (en línea).
  • Martínez, Y. (1999). El fantasma de la dependencia

Articulos relacionados