CLOSE

Amistad tóxica: ¿Cómo identificarla y ponerle fin?

Cuando estas en una amistad tóxica puede sentirte menospreciado, triste y agobiado. Conoce cómo puedes ponerle fin a este tipo de amistad.
Las relaciones de pareja y familiares no son las únicas que pueden llegar a tener matices tóxicos. Foto de @gpointstudio

La inestabilidad o “ser tóxicos” pueden traer grandes consecuencias emocionales, y es una característica que se puede hacer presente en distintas relaciones de nuestras vidas.  Lo notamos más comúnmente en relaciones de pareja como matrimonios o noviazgos pero la verdad es que puede surgir en vínculos familiares o entre amistades.

Muchas veces somos parte de una amistad tóxica y no nos damos cuenta. Por ello te invitamos a continuar leyendo el artículo y que te enteremos cómo identificar este tipo de amistad y ponerle fin.

8 señales de que estás en una amistad tóxica

En ocasiones, identificar este tipo de relaciones dañinas se nos puede hacer complicado. Ya sea por el afecto que le tenemos a la otra persona, por tener baja autoestima o por creer que lo que nos hacen está bien. Sin embargo, estas relaciones nos generan malestar emocional significativo y es importante detectarlas a tiempo. A continuación te presentamos 8 señales para identificarlas.

1. No hay confianza

Una de las bases fundamentales para una relación es la confianza, eso que sucede cuando una persona deposita su fe en el otro. Si comienzas a notar que la otra persona revela secretos o acontecimientos que tú le confiaste, comienza a generarse sospecha hacia ella. Surgen dudas en que puedes contarle y que no, para evitar que cuente eso que tanto le confiaste.

2. No hay apoyo mutuo

En una amistad el apoyo mutuo es muy importante, el saber que puedes contar con la otra persona tanto como tú la apoyas a ella. Esto debería ocurrir tanto en situaciones buenas como en acontecimientos negativos. Cuando empiezas a observar que el apoyo no es equilibrado como se desea, es una señal de una amistad tóxica. Esto puede hacerse más notorio cuando siempre le tiendes la mano al otro y cuando tú lo necesitas, la otra persona no lo hace.

3. Una amistad tóxica no te acepta como eres

Es claro y notorio que todos somos diferentes, poseemos gustos y hábitos distintos. Sin importar lo antes mencionado, debemos aceptar a los demás tal cual son, siempre que esto no sea dañino para nosotros. Si tú amiga o amigo te juzga constantemente, critica tus decisiones, gustos y costumbres, es una señal de que no es la amistad adecuada. Por lo general estas personas hacen comentarios negativos continuamente sobre lo que dices o haces.

4. No hay respeto por ti y los tuyos

Una amistad tóxica puede evidenciarse cuando la otra persona se burla de ti frecuentemente, minimiza tus logros o  sentimientos y te humilla. Recordemos que el respeto es una base principal para toda relación. Es importante señalar que por lo general esa persona realiza estas acciones a modo de juego. Sin embargo, cuando esto comienza a herirte o humillarte ha sobrepasado el límite del respeto y comienza a ser dañino.

Como todas las relaciones, estas deben estar basadas en el respeto. Cuando esto no existe en una amistad, se convierte en una relación tóxica. Foto de Freepik.

5. Los conflictos son parte de una amistad tóxica

Todos hemos experimentamos situaciones difíciles o altibajos en nuestras vidas. Sin embargo, cuando la otra persona te sobrecarga con sus problemas puede resultar agotador. Siguiendo la misma línea, estas personas generan conflicto continuamente por distintas razones, cuando te involucran en ellos y esto empieza a afectar, comienza también la inestabilidad en la relación. 

6. Te hace sentir inseguro constantemente

Los amigos tóxicos frecuentemente sacan a relucir nuestras debilidades o situaciones vergonzosas, haciéndonos sentir mal. Este tipo de amigos no respetan los límites y hasta nuestros temas más sensibles los tratan sin empatía alguna.  En el mismo orden de ideas encontramos que en las amistades tóxicas la otra persona nos recuerdan constantemente nuestros errores, lo que nos hace sentirnos aún más inseguros.

7. Un amigo tóxico quiere controlar tu vida 

En una amistad cada quien es libre de hacer, pensar o decir lo que le apetece según sus gustos y creencias, tomando en cuenta no lastimar a los demás. Cuando la otra persona quiere imponer reglas como con quien puedes estar, los sitios que puedes visitar o no, como vestir. Es una gran señal para saber que estás en una amistad tóxica.

8. No te sientes cómodo a su lado

Por último tenemos que una amistad puede ser tóxica cuando nos sentimos insatisfechos, desanimados o saturados con el otro. Esto puede deberse a las situaciones antes mencionadas, como el irrespeto, los conflictos o la desconfianza. Una amistad tóxica puede ser agotadora, por ello se recomienda dejar a un lado a este tipo amistades. Es la mejor opción para nuestra salud física y mental. 

¿Cómo ponerle fin a una amistad tóxica?

Muchas veces es difícil detectar una amistad tóxica en primera instancia, ya que estas personas suelen camuflarse como personas buenas, tranquilas y amigables. Es por esta razón que debemos estar alertas a las características señaladas. Si ya identificaste que estás en una amistad tóxica y quieres ponerle fin a ella, aquí te dejamos 5 recomendaciones que puedes seguir.

• Habla con la otra persona sobre cómo te sientes

La comunicación es una gran herramienta a la hora de solucionar algún problema. Puedes comenzar expresándole a tu amigo cómo te sientes y qué acciones desencadenan el malestar que sientes. De esta manera ambos tendrán la oportunidad de conversar y reflexionar acerca de lo que está ocurriendo. Así tu amigo podrá trabajar en eso que hace tóxica la amistad y seguir adelante.

En raras ocasiones, el diálogo puede resolver los conflictos y salvar la amistad, aunque una persona tóxica siempre negará que lo es. Foto de look-studio

• Darle un tiempo para reflexionar

Si la comunicación no obtuvo los resultados deseados, puedes optar por darle tiempo y espacio a la otra persona. De esta manera podrá buscar ayuda, reflexionar sobre su conducta y la situación. Quizás el no tener contacto tan seguido, les permitirá reflexionar sobre su amistad, con que se sienten cómodos y con que no para así mejorar en pro a sí mismos y sus relaciones.

• Tomar distancia de la amistad tóxica

Cuando las recomendaciones antes mencionadas no dan fruto, toma en cuenta hacerte a un lado en la vida de esa persona. Esto en un principio puede resultar difícil. Sin embargo piensa primero en tu bienestar físico y emocional, esto es mucho más importante que una persona que no le afecta hacerte daño. 

• Enfocarnos en nosotros mismos

Luego de dejar a un lado una amistad que fue significativa para nosotros, podemos sentirnos tristes, decepcionados y desanimados. Lo mejor en estas situaciones es enfocarnos en nosotros mismos y sanar las heridas que esa relación nos pudo dejar. Al cabo de tiempo estaremos dispuestos a buscar nuevas amistades, sintiéndonos mejor con nosotros mismos y con nuestro alrededor como para socializar nuevamente.

En conclusión…

Este tipo de amistades suelen generar gran malestar emocional. Las amistades tóxicas nos hacen sentir menospreciados, desanimados y atiborrados, lo que hará que no nos podamos desenvolver de manera óptima.  Si sientes que estás atrapado en una amistad tóxica puedes recurrir a un psicólogo, este puede brindarte las herramientas necesarias para salir de ella. Además con sus técnicas podrás trabajar en ti las secuelas que dicha amistad deje.

Y no te desanimes, hay millones de posibilidades para ti de encontrar amistades verdaderas y llenas de valor.