Trastorno depresivo mayor: Síntomas y tratamiento

La depresión se suele dividir en niveles, tomando en cuenta la intensidad y persistencia de los síntomas.
Trastorno depresivo mayor
Trastorno depresivo mayor
La depresión puede ser tan inhabilitante como una enfermedad crónica. Foto de stories en Freepik.

Según la Organización Mundial de la Salud, la depresión es una enfermedad que afecta a unas 300 millones de personas al año. En el peor caso conlleva al suicidio, que es la primera causa de muerte en personas de 15 a 29 años. Dependiendo de la intensidad de los síntomas, la depresión puede tipificarse, lo cual permite tratamientos más eficientes. Como en el caso del trastorno depresivo mayor, cuyas características veremos a continuación.

Tal vez quieras leer:

¿Qué es el trastorno depresivo mayor?

Antes de profundizar sobre el trastorno depresivo mayor, es importante que conozcamos qué es la depresión. La depresión es un trastorno emocional que consiste en un constante sentimiento de tristeza. Al igual que una fuerte pérdida de interés en diferentes áreas de su vida incluyendo la realización de distintas actividades de su día a día.

Ahora bien, el trastorno depresivo mayor afecta directamente los sentimientos, pensamientos y el comportamiento del individuo que posea este trastorno. De esta forma, genera cambios, dificultades y problemas tanto físicos como emocionales en la persona. Este desinterés y pérdida de entusiasmo puede afectar la realización de actividades cotidianas e incluso el sentido de vida.

Sin embargo, a causa del uso desmedido de etiquetas en la sociedad, es común escuchar decir a alguien que se encuentra deprimido. O que una persona llame a otra depresiva sin tener un diagnóstico previo de un profesional de la salud mental. Por ende es importante conocer los síntomas con los que trastorno se manifiesta y asistir a un profesional por un diagnóstico seguro.

Síntomas del trastorno depresivo mayor

 Este trastorno se caracteriza por la presencia de varios de estos signos y síntomas que han persistido por mas de dos semanas. Que también producen un deterioro en la vida cotidiana del individuo y que no se deben al consumo de alguna sustancia

  • Sentimientos de tristeza, ganas de llorar, vacío o desesperanza.
  • Irritabilidad o frustración, fácil enojo incluso por asuntos de poca importancia.
  • Notable ausencia de motivación en la mayoría de las actividades habituales que generan placer. Como salir de paseo, trabajo, estudio, bañarse, tener relaciones sexuales, alimentarse.
  • Alteraciones en el ciclo sueño: insomnio o hipersomnia (Dormir la mayor parte del tiempo).
  • Cansancio, notable falta de energía incluso al realizar tareas que parecen sencillas
  • Alteraciones en el ciclo alimenticio que causan pérdida o aumento de peso
La baja autoestima, cansancio y falta de placer son síntomas clásicos de la depresión. Foto de Freepik.

Otros síntomas incluyen:

  • Ansiedad, agitación o inquietud.
  • Dificultad para razonar, lentitud al hablar y dudas en realizar movimientos corporales.
  • Sentimientos de inutilidad o culpa en cuanto una actividad o situación.
  • Dificultad para procesar la información, concentrarse y tomar decisiones
  • Pensamientos frecuentes o recurrentes sobre la muerte y el suicidio, intentos suicidas, presen
  • Presencia de autolesión
  • Problemas físicos inexplicables

Los síntomas de la depresión mayor pueden englobarse a nivel general como se presenta anteriormente. Pero aun así es importante que podamos reconocerlos en las diferentes etapas del desarrollo evolutivo del individuo para poder asistir a un profesional de la salud mental y así realizar un diagnóstico.

Signos de alarma en niños y adolescentes

En relación a los niños, los síntomas del trastorno depresivo mayor pueden consistir en la presencia de tristeza. Además de irritabilidad excesiva, apego, preocupación, dolor o malestar físico. Y se manifiesta en conductas como negación al ir a la escuela o actividades extra académicas. Al igual en el torno a ello gran desmotivación o desinterés  y pérdida notoria de peso.

Ahora bien, en cuanto a los adolescentes, los síntomas de la depresión pueden manifestarse en tristeza, irritabilidad, sentimientos de inutilidad e ira. Así como manifestaciones conductuales como el bajo rendimiento o poca asistencia a la escuela. Asimismo, sentimientos de incomprensión, pérdida de interés por las actividades habituales y suelen evitar la interacción social.

Además de esto, en los adolescentes suelen aparecer conductas auto lesivas como el consumo de drogas bien sea para uso recreativo o no, alto consumo de alcohol. Al igual que sueño o alimentación excesiva y pueden surgir autolesiones. Las cuales atentan directamente la estabilidad de su estado físico y emocional, amenazando su salud y su vida.

Signos de alarma en adultos mayores

Aunque es común escuchar o leer afirmaciones como que la depresión es una parte normal del envejecimiento y debe ser tomada de forma insignificante, esto es totalmente falso. El trastorno depresivo mayor en adultos mayores suele no ser diagnosticado. Pues la familia no le da la importancia correspondiente y estas personas niegan la necesidad de ayuda externa.

En adultos con edad avanzada suelen aparecer problemas de memoria o cambios bruscos en la personalidad. Los dolores físicos se hacen frecuentes en el día a día al igual que la fatiga y la pérdida de apetito. También dicen presente las alteraciones del sueño y la pérdida del interés en cuanto a relaciones sexuales. Los cuales no son a causa de una enfermedad ni de un medicamento.

Aunado a esto, los adultos suelen querer quedarse en casa con frecuencia en lugar de salir a socializar, realizar actividades recreativas. O llevar a cabo paseos con su familia o amistades. Asimismo, aparecen pensamientos e intenciones suicidas. Por ejemplo, tras investigaciones se ha comprobado que esto sucede en especial en los hombres mayores.

Tratamiento para el trastorno depresivo mayor 

En cuanto al tratamiento del trastorno depresivo mayor, la psicoterapia y la psicofarmacología son eficaces para la mayoría de los pacientes. Por otro lado, para los casos en que la persona haya demostrado atentar con su vida o que su integridad se encuentre en riesgo, es recomendable la hospitalización psiquiátrica. 

Por suerte, la depresión mayor tiene tratamiento y un buen pronóstico. Foto de Freepik.

Psicoterapia

En psicología, cuando se utiliza la palabra “tratamiento” se refiere a un proceso de intervención. Donde en este caso se llevará a cabo con técnicas psicológicas, las cuales van orientadas a modificar determinada situación patológica, y de esta manera conseguir el mejoramiento del estado psicológico de la persona que la tiene.

En cuanto a la psicoterapia, se lleva a cabo con un profesional de la salud mental con la finalidad de orientar, modificar o eliminar alguna conducta. Ahora bien, en relación al trastorno depresivo mayor, la psicoterapia más común para el tratamiento es la terapia cognitiva conductual. Ya que trabaja la relación de los pensamientos, emociones y conductas del individuo. Dejando resultados prolongados y una baja reincidencia. 

Ahora bien, en relación al proceso de intervención cognitivo-conductual, consiste en el procedimiento terapéutico orientado a identificar y modificar los procesos cognitivos. En específico aquellos que facilitan la aparición de conductas inadaptadas. Con la finalidad de obtener como resultado emociones y conductas menos distorsionadoras que faciliten la estabilidad emocional del paciente.

En menor medida, se usa también la terapia interpersonal para el tratamiento del trastorno depresivo mayor. Ya que son los que han demostrado científicamente la eficacia de los mismos tanto a corto como a largo plazo en la mayoría de las implicaciones de este trastorno.

Tratamiento psicofarmacológico 

En cuanto al tratamiento farmacológico del trastorno de la depresión mayor, los fármacos denominados antidepresivos representan el eje principal del tratamiento farmacológico. Es importante que estos sean preescritos por un médico psiquiatra y que esta prescripción sea posterior a un estudio exhaustivo del paciente. 

Es importante mencionar que la eficacia de este tratamiento está muy científicamente demostrada y aprobada ante los casos moderados o graves de depresión mayor. Los fármacos antidepresivos suelen hacer efecto a partir de la tercera o la cuarta semana de tratamiento. Asimismo, es importante comentar que se dispone de muchos fármacos antidepresivos.

De esta forma, cada uno de estos tipos de antidepresivos poseen características particulares en cuanto a eficacia. Y, especialmente, en cuanto a la incidencia de los efectos secundarios. Pero con una buena vigilancia médica y en conjunto con la psicoterapia, los pronósticos para la depresión mayor son favorables. 

El tratamiento farmacológico es esencial para intervenir la depresión. Foto de photographeeasia en Freepik.

Finalmente, es importante que se lleve a consideración el uso del nombre de los trastornos o de cualquier patología en relación a etiquetar a otras personas. Ya que son de alto impacto y gravedad para tomarlo a la ligera. De esta manera, se mantiene la importancia de que este y todos los trastornos sean diagnosticados y tratados por profesionales de la salud mental.

Referencias

Articulos relacionados