CLOSE

Trastorno de la personalidad narcisista

Un trastorno caracterizado por la necesidad de admiración y la falta de empatía, conozcamos más sobre el trastorno narcisista.
trastorno de personalidad narcisista
Nombrado a partir del mito de Narciso, este trastorno esconde características interesantes. Foto de cottonbro en Pexels

Alguna vez hemos escuchado expresiones como “eres muy narcisista” o “esa persona es narcisista”. Sin embargo, ¿realmente sabemos en qué consiste el narcisismo? El día de hoy conocerás más a fondo sobre el trastorno de personalidad narcisista

También podría interesarte:

Trastorno de personalidad narcisista

Los trastornos de la personalidad son afecciones mentales que alteran las emociones y pensamientos por un tiempo prolongado. Entre ellos, se encuentra incluido el narcisismo. Este cuadro clínico pertenece al grupo de los desórdenes dramáticos, emocionales, erráticos o eróticos, según lo que nos reporta el DSM-V. Por ende, el narcisismo va más allá de mirarse frecuentemente en el espejo o elogiarse a sí mismo. El trastorno de la personalidad narcisista hace que el sujeto sienta una necesidad excesiva en recibir atención y ser admirado.

Además, un rasgo principal de este trastorno es que no siente empatía hacia los demás y es poco tolerante. Esta conducta, a primera vista, puede demostrar que la persona tiene una autoestima elevada. No obstante, habitualmente es todo lo contrario. Las personas con trastorno de personalidad narcisista tienen, usualmente, una baja autoestima. Suelen ser altamente vulnerables a críticas u opiniones sobre sí mismos.

¿Cómo actúa una persona con trastorno de personalidad narcisista?

Las personas narcisistas tienen dimensiones particulares que nos permiten diagnosticar dicho trastorno. A continuación, te presentaremos las características más relevantes del trastorno de personalidad narcisista.

  • La persona narcisista suele aprovecharse de los demás. En otras palabras, se vale de su amistad o su vínculo con quienes lo rodean para obtener beneficios de ellos.
  • Suelen tener una preocupación constante de cómo son vistos por los demás. 
  • Se consideran excesivamente especiales. Creen ser seres únicos y por ello solo pueden estar con personas de cierto estatus social o económico.
  • Fantasean frecuentemente con que su belleza, éxito, inteligencia, poder o amor, son grandiosos y que gozan de esto ilimitadamente.
  • Suelen ser despectivos con los demás. No identifican o reconocen los sentimientos de las personas que lo rodean, ya que creen que importan nada más los suyos.
  • Las personas narcisistas sienten constantemente que le tienen envidia, al igual que él siente envidia de los demás.
  • Son individuos altamente arrogantes.

Causas del trastorno de la personalidad narcisista

Determinar con exactitud la causa del trastorno de la personalidad narcisista es un poco complejo. Sin embargo, al igual que otros trastornos, su origen puede deberse a factores sociales y genéticos. En términos del origen social, podemos definir que puede deberse a la crianza del sujeto si claramente identificamos que fue criticado, juzgado o criado con un sistema de pensamiento erróneo en su núcleo familiar. Esto lo hará más propenso a tener una baja autoestima y a desarrollar este tipo de problemática clínica.

Por otro lado, encontramos los factores genéticos, los cuales pueden desencadenar el trastorno de la personalidad narcisista debido a características heredadas de generaciones anteriores.

Prevención y complicaciones 

Una vez conocidas las posibles causas del presente trastorno, es de suma importancia ser precavidos con las críticas que le hacemos a quienes nos rodean. La razón de ese cuidado se debe a que puede afectar directamente la autoestima de personas vulnerables, desencadenando así algún tipo de consecuencias negativas que los conduzca a un posible trastorno.

trastorno de personalidad narcisista
Las personas narcisistas usualmente solo se preocupan por sus propios bienestares. Foto de Jill Wellington en Pexels

Las causas de dicho trastorno pueden ser múltiples, por este motivo no existe una prevención única para ello. No obstante, si notas uno de los síntomas o características de forma recurrente es importante que asistas con un profesional. De no combatir la sintomatología a tiempo, es posible que se manifiesten una serie de complicaciones. Estas consecuencias negativas pueden afectar nuestra vida en pareja, traer problemas en la casa, escuela o trabajo. 

Tipos de narcisistas

El narcisismo se clasifica en cuatro tipos distintos. Esto dependerá del comportamiento que ejerza el individuo y qué tan severo sea este. Los mismos serán expuestos a continuación. 

Narcisista clásico

En primera instancia nos encontramos con el narcisista clásico, el cual lleva a cabo rasgos comunes del narcisismo. Entre ellos se suele ver con mayor frecuencia el sentido de superioridad, egocentrismo y exhibicionismo. Estas personas suelen mantener conversaciones con los demás centradas en sí mismos y sus logros. Cuando una conversación se trata sobre otros, se expresan muestras de desinterés y desagrado. A pesar de esto, necesitan de los demás para alimentar su ego, esto se debe a la baja autoestima que poseen.

Narcisista maligno

En la segunda posición tenemos a los narcisistas malignos, los cuales reciben este nombre por ser excesivamente manipuladores y desconsiderados con quienes tienen a su alrededor. Este tipo de narcisismo representa cierto grado de riesgo o peligro, ya que estas personas desean el poder y  control sobre los demás ante cualquier circunstancia. Sin importar las consecuencias de esto, incluso disfrutan de sus acciones y no sienten remordimiento alguno. 

Narcisista vulnerable

Acerca de este tipo de narcisismo tenemos características particulares sobre el comportamiento del sujeto. A pesar de sentirse superiores a los demás, no les gusta ser el centro de atención. Prefieren escudarse tras otras personas. Al mismo tiempo, las personas con un narcisismo vulnerable, tienden a ser más frágiles ante las críticas de los demás. También es notorio que muestran una generosidad excesiva para compensar sentimientos de culpa presentes en su vida.

Narcisista abierto versus narcisismo encubierto

Estos tipos de narcisismo nos presentan ciertas polaridades. Es decir, el narcisismo abierto muestra a una persona pasiva-agresiva. Estas manipulan de manera directa a quienes lo rodean y sus objetivos no son más que tener el control de la situación o las personas. Mientras que, por otro lado, tenemos a los narcisistas encubiertos. Ellos suelen ser más discretos y complejos con su manera de manipular a los demás y de conseguir lograr sus objetivos. Al igual que los abiertos, su objetivo es ser admirados y tener poder sobre quienes están a su alrededor.

Diagnósticos diferenciales

Ahora bien, en ocasiones el trastorno de personalidad narcisista suele confundirse con otros trastornos debido a los síntomas que presentan. En breve te mencionaremos cuáles son estos trastornos y cómo podemos diferenciarlos. Un ejemplo de esta situación es que por momentos el narcisista puede presentar depresión. Aunado al resto de los síntomas, esto suele ser confundido con bipolaridad. Lo que hace diferente a ambos trastornos es que, en el narcisismo, predomina la necesidad de estar por encima de los demás.

En otras circunstancias, también puede ser confundido con el desorden de personalidad antisocial, ya que, en el caso del narcisista maligno, ellos suelen explotar a las personas. Lo que diferencia al antisocial del narcisista es que los primeros explotan a los demás por beneficios materiales. En cambio, los segundos lo hacen para mantener elevada su autoestima, a través del control y poder.

Por último, tenemos al trastorno histriónico de la personalidad. Que es confundido con el narcisismo por la constante búsqueda de atención de su entorno. Aún así, las personas designadas narcisistas no son amables para recibir atención, ni aparentan serlo.

Tratamiento para el trastorno de personalidad de narcisista

El tratamiento que se aplica hoy en día para el trastorno de personalidad narcisista radica en la psicoterapia. Por tanto, poder canalizar nuestros pensamientos y emociones con un experto de la salud mental será lo más idóneo. Esto nos permitirá descubrir, conocer y ordenar nuestros sentimientos. Generando así un equilibrio para poder alcanzar una buena autoestima. Sin dejar por fuera, además, el sentirnos cómodos con nosotros mismos y ser más empáticos con quienes nos rodean.

 

Cada enfoque de la Psicología tiene su manera de abordar el trastorno de personalidad narcisista. Con respecto a la corriente cognitivo-conductual se trabaja mediante la modificación de la conducta problema. Junto al moldeamiento de los pensamientos irracionales o distorsiones cognitivas del individuo.

 

 

Por otro lado, nos encontramos con el enfoque psicodinámico. A través de él se permite indagar en los conflictos del inconsciente del sujeto. De este modo, entenderemos mejor las acciones y pensamientos que realiza de forma consciente, para así abordarlos más significativamente.

Ideas finales 

En resumen, cabe destacar que, para tener una autoestima ideal, es necesario sentir amor, respeto y admiración por nosotros mismos.  Ahora bien, se pueden presentar problemas en la adaptabilidad social, cuando estas expresiones de amor propio se vuelven desmesuradas y extravagantes. Por lo tanto, siempre es importante establecer un equilibrio y, si es necesario, buscar ayuda cuando no se logra identificar el problema.