Psicólogo y psiquiatra: ¿Cuál es la diferencia?

Las funciones del psicólogo y el psiquiatra se suelen confundir, a pesar de que cumplen roles diferentes mantienen una estrecha relación en cuanto a la salud mental.
Psicólogo y psiquiatra
Psicólogo y psiquiatra
La psicología y la psiquiatría se ocupa de problemas diferentes.

Desde el principio de los tiempos la psicología y la psiquiatría han sido disciplinas dedicadas a la salud mental de los seres humanos. Sin embargo, para muchas personas resulta complicado lograr diferenciar una de la otra. Lo que puede ocasionar que las personas sientan confusión a la hora de acudir a uno de ellos; también que no consigan un tratamiento adecuado, ya que a pesar de que son carreras dedicadas a la salud mental no son iguales. Por esa razón, es que en esta oportunidad aprenderán las diferencias entre psicólogo y psiquiatra, además de conocer más a profundidad las grandes labores que realizan estos profesionales.

¿Cuál es la diferencia entre psicólogo y psiquiatra?

Un psicólogo y un psiquiatra son muy distintos, aunque para muchos no sea así. Es por eso a continuación conocerán las diferencias mas destacables entre ellos, para que de esta manera las personas logren diferenciarlos con mas facilidad.

Estudios realizados

La diferencia que más destaca entre la psiquiatría y psicología, radica en los estudios realizados para lograr ejercer. Los psicólogos para lograr ejercer tienen que estudiar una carrera en específico, sin embargo, para poder desempeñarse en la sanidad publica deben cursar una especialidad como psicólogo clínico.

Por otra parte, los psiquiatras deben estudiar medicina y especializarse en la rama de la psiquiatría, dedican su interés al estudio, tratamiento y prevención de las enfermedades mentales. Ellos se encargan de utilizar la tecnología basada en la medicina, donde se encuentran de forma explicita los funcionamientos del cerebro, organismo humano y enfermedades, además los tratamientos médicos y quirúrgicos.

Es por esa razón, que tanto las habilidades como los conocimientos de estos profesionales son totalmente distintos. El psiquiatra posee más conocimientos sobre el cuerpo humano como el organismo y su funcionamiento neurológico, mientras que los psicólogos poseen conocimientos sobre ciencias sociales y dinámicas culturales.

Tal vez pueda interesar:

2. Enfoques

Otra consecuencia bastante importante y que surge del punto anterior es que el psicólogo y el psiquiatra manejan enfoques distintos. El psiquiatra trabaja netamente un enfoque biologicista del comportamiento humano y los estados afectivos que este puede presentar. Por esa razón es que se centra en los aspectos tanto fisiológicos, como químicos del cuerpo humano, más aún a los que se relacionan con el sistema nervioso y las hormonas.

Por el contrario, el psicólogo busca adoptar una postura más heterogénea poniendo de esta manera énfasis en el contexto social, relaciones interpersonales y la cultura. También en ocasiones puede adoptar un enfoque centrado en el organismo del paciente como algo aislado, pero esto puede variar mucho, dependiendo de la corriente psicológica que estudie el psicólogo.

3. Forma de relacionarse con el paciente

Relación con el paciente
La relación terapéutica no es igual con un psiquiatra y un psicólogo.

Algo fundamental a la hora de diferenciar la psicología y psiquiatría, es la forma en la que estos profesionales tratan a sus pacientes. En la parte del psiquiatra como experto en medicina, su posición suele ser superior a la del paciente a tratar. Sin embargo, el psicólogo en su relación con el paciente es completamente distinta, ya que siempre se encuentra cambiando, en función de cada persona y la problemática que esta pueda presentar. Desde el inicio en la terapia el experto, será el paciente porque nadie conoce más que él su problemática.

Utilizan distintas herramientas de dialogo para lograr una comunicación persuasiva, que logra inducir al paciente a la acción y a través de ella lograr un cambio en el mismo.

4. Tipos de problemas que tratan en los pacientes

Como diferencia importante también se encuentran los problemas específicos que tratan estos profesionales. Los psiquiatras suelen hacerse cargo de los problemas mentales más severos, mientras que por el contrario los psicólogos tratan fenómenos mas heterogéneos. Eso suele ocurrir debido a que todos los profesionales de la psiquiatría, orientan sus actividades en lograr mejoras en los pacientes, a través de distintos tratamientos farmacológicos. Sin embargo, estos tratamientos no son muy recomendados para personas que no poseen un trastorno diagnosticado, debido a los efectos secundarios que lo fármacos suelen ocasionar.

Por otra parte, los psicólogos, así como pueden lograr intervenir como apoyo; en muchos casos que tratan los psiquiatras o simplemente complementan al enfoque psiquiátrico. También pueden llegar a ofrecer los servicios a cualquier tipo de persona, sin necesidad de que esta posea alguna alteración grave o este diagnosticado con alguna. Es por ello que todo éxito que se tenga a través de la terapia, es gracias a cada persona y al esfuerzo que tenga a la hora de aplicar estrategias para el cambio. Siempre la persona en la psicología es el principal agente del cambio.

Si todo el tratamiento sale bien, será siempre gracias al paciente o si por el contrario sale mal; es culpa del psicoterapeuta por no usar técnicas de comunicación y relación adecuadas, que permitieran al paciente seguir el tratamiento, esto lo dejaba en claro D.D Jackson “No existen pacientes imposibles sino terapeutas incapaces”

5. Tiempo de atención al paciente

Método de intervención
El tiempo del abordaje es significativamente diferente entre los psicólogos y los psiquiatras.

Debido a que la psicología y psiquiatría enfocan los problemas de manera distinta, las sesiones con distintos profesionales no poseen la misma profundidad ni la misma duración. Como ya sabemos la psicología busca enfocar la problemática desde una perspectiva social. Por esa razón, es que debe conocer de forma detallada los aspectos de vida de cada persona, tanto del presente como del pasado.

Las sesiones normalmente tienen una duración de una hora, para que los profesionales de la psicología puedan profundizar aún más, los conflictos que posee la mente de cada persona y brindarle una orientación adecuada. Por el contrario, en el caso de los psiquiatras resulta la misma experiencia que ir a una consulta con cualquier médico. Ellos no realizan una evaluación psicológica tan profunda, lo que hacen es limitarse a analizar los síntomas que posee el paciente; basándose en eso es que proceden a recetar algún medicamento.

Por este motivo, las sesiones son mucho más cortas de unos 20 minutos aproximadamente, debido a que no se profundiza en las causas ni la vida del paciente, solo basta con solucionar el problema desde un punto de vista médico.

6. Método de intervención

Por último, pero no menos importante tenemos que una diferencia clave entre el psicólogo y el psiquiatra. Es la forma particular en la que cada uno busca abordar la problemática del paciente. El psiquiatra normalmente busca utilizar métodos más o menos invasivos, esto se debe a que los problemas con los que normalmente lidia son más severos. Adicional a eso el psiquiatra al ser médico se encuentra totalmente capacitado para poder prescribir fármacos.

A diferencia de los psicólogos que no lo pueden hacer, ya que solo se dedican a proveer cualquier tipo de orientación psicología y proponer técnicas, las cuales están basadas en los hábitos y conducta de cada persona. Debemos desmitificar que los psicólogos y psiquiatras se llevan mal o tienen una lucha constante entre ellos, ya que ambos se desenvuelven en el mismo campo de intervención. Sus roles son diferentes, lo que les permiten desenvolverse en áreas distintas, sin necesidad de competir entre sí.

Recordemos que la psicología y psiquiatría son los pilares de la salud mental, lo que las hace carreras sumamente importantes para la sociedad. Sin embargo, es importante tener claro que no son lo mismo, para saber determinar a cuál es necesario acudir, garantizando un tratamiento adecuado y lograr resultados deseados.

Referencias:

Articulos relacionados