Efecto Forer: la ciencia detrás de la adivinación

¿Alguna vez has asistido con un adivino y te has sorprendido? ¿Te identificas con las descripciones de tu signo zodiacal? Todo esto puede ser explicado gracias al efecto Forer. Descubre más en este artículo.
qué es el efecto forer
qué es el efecto forer
El efecto Forer logra describir por qué el horóscopo y otras artes adivinatorias parecen exactas.

Todos en algún momento hemos llegado a consultar lo que dice el horóscopo sobre nuestro signo zodiacal. Incluso, es posible que, al leerlo, te hayas sentido identificado en mayor o menor grado. Pero, ¿esto quiere decir que los astros tienen una verdadera influencia sobre nuestras vidas? El efecto Forer puede ser la respuesta que estás buscando. Así que sigue leyendo para descubrir la ciencia detrás de la adivinación.

Bertram Forer y el efecto Forer

Bertram R. Forer fue un psicólogo nacido en los Estados Unidos. Se graduó en la Universidad de Massachusetts Amherst en 1936. Tiempo después consiguió un doctorado en psicología en la Universidad de California, Los Ángeles. Siguiendo esta línea, durante la Segunda Guerra Mundial, Forer presto servicio en un hospital militar en Francia. Una vez culminada el conflicto bélico, volvió a su país y trabajó en una clínica mental para veteranos.

Sin embargo, este especialista se volvió conocido gracias a sus investigaciones experimentales. En 1949, logró describir el efecto Forer por el cual se hizo famoso, tras realizar un estudio, usando como sujetos a sus alumnos. Dicho proyecto se desarrolló mientras ocupaba su cargo en la clínica mental.

Luego de publicar los resultados de su experimento, diversos autores lo recrearon en varias ocasiones. En todas las veces se pudo comprobar lo que Forer había expuesto con su trabajo de 1949. Así, este teórico demostró la razón por la que la astrología y otras prácticas místicas eran tan “exactas”.

El experimento

experimento forer
El experimento se desarrolló con los estudiantes de Introducción a la Psicología.

Para llevar a cabo su investigación, Forer aplicó a sus estudiantes una prueba de personalidad. Posteriormente, les entregó una hoja con los resultados de la evaluación. Luego, solicitó a cada uno indicar qué tan acertado era lo señalado en la ficha. Para esto, ellos debían asignar una puntuación en una escala del uno al cinco, siendo el 1 “pobre” y 5 “perfecto”. De este modo, se obtuvo una media de 4,26 puntos, pudiendo decirse entonces que el test fue bastante exacto.

No obstante, el autor sorprendió a los participantes cuando reveló que todas las fichas contenían la misma descripción. De hecho, los resultados no provenían de ninguna prueba de personalidad. En realidad, eran extractos de una columna sobre astrología de un periódico local. A continuación, te presentamos la traducción de algunos ítems que Forer utilizó en 1949:

“Tienes una gran necesidad de ser admirado y gustado por otros. Tiendes a ser crítico contigo mismo. Posees una capacidad considerable que no has aprovechado completamente. Aunque tu personalidad tiene algunas debilidades, generalmente puedes compensarlas. Si bien eres disciplinado y con autocontrol por fuera, puedes ser preocupado e inseguro por dentro. Te enorgulleces de ser un pensador independiente y no aceptas las afirmaciones de los demás sin que haya pruebas.”

¿Cómo se explica el efecto Forer?

El llamado efecto Forer viene siendo la demostración empírica de un sesgo cognitivo, un fenómeno ampliamente estudiado por la psicología cognitiva. Estos vienen siendo distorsiones en el procesamiento de la información. En consecuencia, los sujetos toman decisiones o realizan conclusiones basándose en datos poco precisos. Puede que incluso carentes de toda lógica.

En esta misma línea, a este efecto también se le conoce como falacia de la validación personal o efecto Barnum. Dicho sesgo ocurre cuando las personas definen como acertadas descripciones de su personalidad por creer que son específicas para ellos. Pero, realmente, esas explicaciones son tan ambiguas y genéricas que pueden aplicarse a muchos otros individuos.

Continuando con esto, la comunidad científica acepta este fenómeno como algo universal. Rogers y Soule (2009) realizaron un estudio para evaluar diferencias interculturales en la aceptación de perfiles Barnum entre población occidental y china. Los resultados revelaron que no había diferencias importantes en el nivel de exactitud otorgado a las descripciones de personalidad. Las cuales provenían de la astrología china y occidental.

Tal vez te interese: «Efecto Benjamin Franklin: una disonancia cognitiva»

Desmontando la astrología

la astrología y el efecto barnum
El efecto Barnum logra explicar por qué podemos identificarnos con nuestro signo zodiacal.

Teniendo en cuenta lo antes descrito, el efecto Barnum es la explicación científica al por qué podemos sentirnos identificados con el horóscopo.

Si investigamos sobre nuestro signo zodiacal, es posible encontrar una serie de características que definen la personalidad. Por ejemplo, Tauro es expuesto como “conservador, estable y tranquilo”. Ahora bien, si lo analizamos, enseguida notaremos que estas cualidades pueden aplicarse a muchas personas que no necesariamente pertenecen a este grupo.

Sin embargo, estas descripciones son aceptadas como certeras debido a la creencia de que alguien de ese signo es así. Es como si pensaran “ya que soy Tauro, entonces esto se aplica a mí”. También puede influir la percepción de que aquel que realiza el perfil es alguien con conocimiento superior.

La falacia de la validación personal aplica igualmente para la adivinación. En un principio, el oráculo realiza afirmaciones vagas y generales que le permiten conocer más sobre el sujeto. De modo que poco a poco es capaz de hacer “predicciones” mucho más específicas que terminan impresionando al oyente.

Lo mismo sucede con otras prácticas como la lectura de auras. Incluso, se ha señalado la influencia del efecto Forer en ciertos tipos de test psicológicos, como las técnicas proyectivas.

Te sugerimos leer: «Pseudopsicología: Qué es y ejemplos»

Efecto forer y otros sesgos cognitivos

El efecto Barnum no debe ser confundido con el sesgo de autoservicio. Quienes poseen este prejuicio cognitivo tienden a atribuirse cualidades positivas y se acreditan sus éxitos. No obstante, rechazan cualquier descripción negativa de sí mismos. Y adjudican los fracasos a factores externos como mala suerte. Aquí se señala la autoestima como un factor influyente.

Mientras tanto, en la falacia de validación personal se aceptan como verdaderas las descripciones positivas y negativas. Por otro lado, esta también guarda similitudes con el sesgo de confirmación. En este caso, los individuos dan mayor peso a la información que confirma sus propias creencias.

Pero, se debe resaltar que el estudio de Rogers y Soule reveló que incluso aquellos sujetos escépticos a la astrología, daban credibilidad a sus perfiles Barnum. Por ende, son dos sesgos diferentes.

¿Qué nos enseña el experimento de Bertram Forer?

El estudio de Forer demostró que la validación personal no es evidencia empírica aceptable.

Los estudios de este autor son sumamente importantes para la comunidad científica y el público general. Por una parte, comprueba que la validación personal no es evidencia de que algo sea real. Lo cual es un argumento común de quienes defienden prácticas pseudocientíficas alegando que para ellos “sí funcionó”.

Por último, el efecto Forer nos invita a analizar mejor aquello a lo que le damos credibilidad. Antes de invertir tiempo y/o dinero en cualquier cosa, evalúa si se basa en evidencias confiables. Para así evitar ser víctimas de supuestos “gurús” que prometen solucionar nuestras vidas.

 

 

Referencias:

  • Forer, B. The Fallacy of Personal Validation: A Classroom Demonstration of Gullibility. J Abnorm Psychol. 1949; 44(1):118-23. Disponible en: https://psycnet.apa.org/record/1949-03749-001
  • Rogers y Soule. Cross-Cultural Differences in the Acceptance of Barnum Profiles Supposedly Derived From Western Versus Chinese Astrology. Journal of Cross-Cultural Psychology. 2009; 40(3):381-399. Disponible en: https://journals.sagepub.com/doi/10.1177/0022022109332843

Articulos relacionados