CLOSE

Trastorno obsesivo – compulsivo: Qué es y cómo tratarlo

El trastorno obsesivo - compulsivo es una afección que puede producir un deterioro importante de la calidad de vida. Conoce más sobre los síntomas y cómo es su tratamiento.
qué es el trastorno - obsesivo compulsivo
qué es el trastorno - obsesivo compulsivo
El trastorno obsesivo – compulsivo es una afección grave que deteriora la calidad de vida.

El trastorno obsesivo – compulsivo (TOC) va más allá de ser muy ordenado o querer tener todo limpio y reluciente. El TOC es una manifestación aguda de ansiedad que tiene dos componentes. El primero son las obsesiones que comprenden pensamientos repetitivos los cuales generan temor, ansiedad e inquietud. En segundo lugar están las conductas compulsivas que se desencadenan por las ideas obsesivas. Dichos comportamientos son repetitivos, en forma de ritual y se llevan a cabo con el fin de calmar la angustia.

Causas del trastorno obsesivo – compulsivo

Son diversas las causas que producen el trastorno obsesivo – compulsivo y son diferentes en cada sujeto. Además, Estas causas pueden ser de índole biológica o social.

Algunos estudios han señalado que las personas con TOC poseen alteraciones en el lóbulo frontal al igual que en los ganglios basales. Asimismo, presentan menor actividad en la secreción de serotonina, el neurotransmisor encargado de la impulsividad y el estado de ánimo.

En el aspecto social, este trastorno se ha relacionado con situaciones que ocasionan gran impacto en el individuo. Tales como la enfermedad de un familiar o propia, un trauma, educación muy rígida en la infancia o algún duelo. Siguiendo esta línea, ciertas investigaciones revelan que cuando la interacción padre-hijo es inestable hace que el infante crezca con baja autoestima, dudando si es querido o valioso. Debido a esas dudas el niño desarrolla conductas compulsivas, con el fin de probar su valor.

Clasificación

Continuando con lo anterior, ya que las causas del TOC son varias, también se distinguen 8 diferentes tipos y serán expuestos a continuación.

1. Verificadores

En esta clasificación entran los pacientes que suelen verificar de manera excesiva puertas, aparatos electrodomésticos, cocinas o ventanas. Esto con el fin de evitar que ocurra una catástrofe, ya que viven con temor irracional de causar daños a sí mismos o a otros.

2. Ordenadores

pacientes ordenadores con trastorno obsesivo - compulsivo
El tipo ordenador es una de las manifestaciones del TOC más conocidas en la cultura popular.

Los del tipo ordenador son aquellos que necesitan mantener los objetos que lo rodean en un orden específico. Esto lo realizan rigiéndose por tamaño, color u otras características.

3. Acumuladores

Quienes presentan esta variedad pueden tener comportamientos como las compras excesivas. Con el objetivo de saciar de alguna forma la ansiedad. La persona acumula ropa, zapatos u objetos sin propósito alguno.

4. Limpiadores

La limpieza compulsiva es el tipo de trastorno obsesivo – compulsivo más frecuente. Se obsesionan con desinfectar de manera exahustiva sus manos, ropa o el espacio donde habitan. Esto se debe al temor de contraer una enfermedad mediante la suciedad, sustancias toxicas o microorganismos.

5. Rituales mentales

Este tipo de pacientes buscan disminuir su ansiedad a través de pensamientos o imágenes recurrentes, mejor conocidos como compulsiones mentales. En otras palabras, crean un mantra que repiten una y otra vez con la finalidad de calmar su angustia.

6. Perfeccionistas

Los perfeccionistas como su nombre lo indican, no toleran errores. Estos individuos son autoexigentes, se preocupan en exceso por mantener todo en orden. Así como también por recordar, hacer y saber todo a la perfección.

7. Dubitativos

Este grupo no tolera la ambigüedad o incertidumbres, esto los hace sentir que no tienen el control de la situación. Se preocupan de los errores y las dudas, necesitan la máxima certeza para mantener el control.

8. Verificadores somáticos o hipocondríacos

Estos sujetos viven con el temor constante de padecer una enfermedad realmente grave. Como, por ejemplo, el cáncer. Por esta razón, chequean su salud de manera excesiva, sobre todo al presentar síntomas somáticos.

Tal vez también te interese: «Trastorno facticio: enfermedades fingidas»

Tratamientos para el trastorno obsesivo – compulsivo

cómo tratar el trastorno obsesivo - compulsivo
La combinación de fármacos con psicoterapia es la alternativa más eficaz para este trastorno.

Al igual que muchas otras afecciones, el TOC tiene tratamientos que combinan medicamentos y psicoterapia. De acuerdo con estudios clínicos, la combinación de ambos métodos es más efectiva que aplicarlos por separado.

En cuanto al tratamiento con psicofármacos, se emplean con la finalidad de regular las funciones de la serotonina. Lo que reduce significativamente los síntomas del trastorno. Fármacos como clomipramina, fluoxetina o sertralina son los más utilizados. Estos han demostrado una efectividad en el 80% de los pacientes. Es importante señalar que estos medicamentos deben ser prescritos por un psiquiatra, el cual haya diagnosticado previamente la presencia del trastorno obsesivo – compulsivo.

Por otro lado, están los tratamientos psicoterapéuticos, los cuales tienen distintas maneras de aplicarse según el enfoque que se utilice.

Por ejemplo, en la psicoterapia conductual se suele exponer al sujeto a la situación que desencadena la ansiedad para que poco a poco aprenda a lidiar con ella. Esto es conocido como exposición y prevención de respuestas.

Otras corrientes como el psicoanálisis también han abordado este trastorno. Sin embargo, esta corriente se centra en indagar el origen de los pensamientos obsesivos del sujeto para luego interpretar sus mecanismos inconscientes. Aunque, en los últimos años se demostró que sus técnicas son poco efectivas.

Por último, tenemos la psicoterapia cognitiva, la cual no ve los pensamientos obsesivos como un problema. Esta psicoterapia maneja el cuadro clínico mediante la deconstrucción con el paciente de ideas destructivas. Para así aprender a lidiar con ellas poco a poco.

Comorbilidad del trastorno obsesivo – compulsivo

Se entiende como comorbilidad a la presencia de dos o más trastornos al mismo tiempo en un individuo. Esto es muy común cuando se padece de TOC, pues es una alteración que desequilibra al sujeto física y mentalmente.

Depresión mayor

La depresión es la afección con mayor índice de comorbilidad en pacientes con TOC.

Según varios estudios realizados el 66% de las personas que padecen este trastorno están propensas a padecer depresión mayor. Ambas afecciones generan pensamientos intrusivos y generan gran malestar. De presentarse las dos afecciones al mismo tiempo, aumentan las ideas obsesivas al igual que la tristeza, apatía y pérdida de capacidad para experimentar placer.

Trastornos alimenticios

Al igual que el TOC, la bulimia y la anorexia generan la aparición de ideas obsesivas y perfeccionismo. Estos pensamientos son la razón por la cual se presentan conductas obsesivas con el peso y apariencia física. A causa de lo antes mencionado, se requiere una evaluación exhaustiva por parte de profesionales de la salud mental. Así se dará con un diagnóstico preciso.

Puede que quieras leer: «Trastorno por atracón: qué es y cómo tratarlo»

Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH)

Se ha demostrado que el 21% de niños que son diagnosticados con TOC a su vez cumplen con los criterios de TDAH. Lo antes mencionado en algunos casos disminuye en la adultez.

Ambos trastornos afectan la corteza frontal del cerebro pero de distintas maneras. Siguiendo esta misma línea, se cree que la excesiva fluidez cognitiva que demanda el TOC genera saturación y afecta las funciones ejecutivas. En consecuencia, provoca dificultad emocional.

Ideas finales

El trastorno obsesivo – compulsivo puede generar gran malestar físico y emocional, incluso es considerada una de las discapacidades más comunes. Esta afección puede causar incapacidad laboral y social, por ello estas personas suelen tener una baja calidad de vida. Por tal motivo, es importante buscar ayuda con profesionales que brinden las herramientas necesarias para sobrellevar dichos malestares.

 

 

Referencias:

  • Dávila, Wendy. “Terapia Cognitivo-Conductual En El Trastorno Obsesivo-Compulsivo.” Norte de Salud Mental 12.49 (2014): 6. Impreso.
  • Magaña Morales, Adriana. “Trastorno Obsesivo Compulsivo y Trastornos Relacionados.” DIVULGARE Boletín Científico de la Escuela Superior de Actopan 3.6 (2016): n. pag. DIVULGARE Boletín Científico de la Escuela Superior de Actopan. Web.
  • Sanz Vellosillo, P., y A. Fernández-Cuevas Vicario. “Trastorno Obsesivo Compulsivo.” Medicine (Spain) 11.84 (2015): 5008–5014. Medicine (Spain). Web.
  • Vega-Dienstmaier, Johann M. “Avances En El Tratamiento Farmacológico Del Trastorno Obsesivo-Compulsivo.” Revista de Neuro-Psiquiatria 79.4 (2017): 239. Revista de Neuro-Psiquiatria. Web.