¿Qué es la ninfomanía?: Causas y tratamiento

La hipersexualidad puede generar malestar a nivel personal y profesional del individuo. Aquí encontraras posibles causas y posibles tratamientos para controlar los impulsos y conductas sexuales.
¿Qué es la ninfomanía?
¿Qué es la ninfomanía?
Conducta sexual compulsiva e hipersexualidad

Durante muchos años la ninfomanía ha estado en debate sobre su participación dentro de los trastornos mentales. Hasta el momento no pertenece a algún manual de diagnóstico psiquiátrico. La ninfomanía es considerada como un trastorno no oficial sobre una conducta sexual compulsiva e hipersexualidad.

El término de ninfomanía tiene su origen con un significado arcaico que se manejaba para mencionar concretamente la hipersexualidad femenina. No fue hasta con el transitar del tiempo este término ha pasado a ser un sinónimo coloquial de “adicción al sexo”. Sin embargo, la Real Academia Española define la ninfomanía como “Apetencia sexual insaciable en la mujer“.

Síntomas de la ninfomanía

Teniendo en cuenta que es la ninfomanía, podemos dar paso a conocer los síntomas o los signos de la persona hipersexual. Ahora bien, en los criterios propuestos para el trastorno hipersexual, la persona presenta por un período superior a seis meses algunas fantasías sexuales recurrentes. No obstante,  son muy intensas, determinados impulsos y conductas sexuales relacionadas a cuatro o más de los siguientes criterios:

  1. Consumir excesivo tiempo en fantasías e impulsos sexuales, planificando y participando en conductas sexuales.
  2. Repetidamente desarrolla esas fantasías, impulsos y conductas sexuales como respuesta a estados de ánimo disfóricos (por ej.: ansiedad, depresión, aburrimiento, irritabilidad).
  3. Repetidamente desarrolla fantasías, impulsos y conductas sexuales como respuesta a eventos estresantes de la vida.
  4. Repetitivos e infructuosos esfuerzos por controlar o reducir significativamente esas fantasías, impulsos y conductas sexuales.
  5. Repite el comportamiento sexual sin tener en cuenta el riesgo de daño físico o emocional a sí mismo o a otros.

Debemos tener en cuenta que este malestar es notorio, es decir, se convierte en un malestar clínicamente significativo. Este malestar involucra una disminución en las áreas sociales o profesionales de la persona ninfómana; asociándose a la frecuencia e intensidad de estas fantasías. Así como de los impulsos y conductas sexuales que no son producidas por un efecto secundario como drogas, alcohol o determinada sustancia.

Causas de la ninfomanía

La adicción al sexo puede explicarse dando paso a la participación y presencia de la actividad de la dopamina en el sistema nervioso. Es decir, la dopamina es el neurotransmisor encargado del placer, generador de energía, euforia y actúa directamente en el desarrollo y la realización de las relaciones sexuales.  La misma es  segregada en muchas situaciones entre ellas, el orgasmo.

Ahora bien, este neurotransmisor está relacionado ampliamente con las adicciones pues toda acción se basa en la búsqueda de sensaciones placenteras, es decir, asociadas a la dopamina. Cuando esto sucede, el individuo adquiere una dependencia al volverse adicto a esa sensación a causa de determinado estimulo, bien sea una dependencia física o psicología.

No obstante es necesario explicar que a causa de la repetición de esta conducta el individuo genera cierta tolerancia al objeto o sustancia en adicción. Lo cual significa que para obtener o sentir el mismo efecto  fisiológico debe realizar, ingerir o mantener una dosis cada vez mayor es decir, la conducta o actividad adictiva debe aumentar la frecuencia.

Ahora bien, la hipersexualidad o en este caso, la ninfomanía, puede ser  producto del consumo de ciertos fármacos agonistas de la dopamina. Por ejemplo, los que se usan en el tratamiento de Parkinson, o bien aquellos que actúan sobre lesiones en los lóbulos cerebrales, tales como el lóbulo frontal y el lóbulo temporal, los cuales se encargan de regular el impulso sexual de los individuos.

Como otra causa de origen de la ninfomanía, puede surgir como un síntoma secundario de otros trastornos psicológicos. En particular destacan las demencias, el trastorno límite de personalidad, el autismo, el trastorno bipolar.

Tratamientos de la ninfomanía

La ninfomanía, al ser una adicción comprende un tratamiento de psicoterapia, medicamentos y grupos de autoayuda. Cuyo objetivo es ayudar a controlar los impulsos y a reducir los excesos en la conducta en lo que se mantienen actividades sexuales saludables. Ahora bien, si la conducta es  compulsiva puede que también se necesite enfocar el tratamiento psicológico a otra sintomatología.

La psicoterapia

Como tratamiento esencial, la psicoterapia, enseña al individuo a cómo controlar la conducta problema, en este caso, la conducta sexual compulsiva. Una de las terapias más utilizadas y más acertadas para este tipo de tratamiento es la terapia cognitivo conductual. Siendo esta la que se relaciona directamente las emociones, los pensamientos y las acciones.

Ahora bien, la terapia cognitiva conductual, es la que ayuda al paciente a identificar determinados comportamientos o algunas creencias irracionales. Ya que son poco saludables para el individuo, así mismo, esta terapia ayuda a que estos pensamientos y comportamientos puedan ser reemplazados por formas de afrontamiento más adaptativas.

De igual forma, esta terapia es beneficiosa pues brinda aprendizajes sobre algunas estrategias para lograr que estas conductas sean menos privadas y para que al individuo tenga fácil acceso a contenidos sexuales pues esto es uno de los desencadenantes de esta conducta sexual compulsiva.

Sin embargo, aparte de la terapia cognitivo conductual, también resultan favorables y beneficiosas otro tipo de intervenciones.  La terapia de pareja o los programas  de mindfulness permite ser más consciente de sus acciones enfocándose en el momento y siendo más consciente de sí mismo.

El punto en común de estas intervenciones es que todas pueden beneficiar y ayudar al paciente en relación a su tratamiento. El interés en retomar el control de su vida, le hacen ver al paciente que no están solas, que pueden compartir sus problemas siendo realmente escuchados. Pero mas allá de esto, pueden sentirse más seguros de sí mismos.

Medicamentos

En relación a lo anterior, en ocasiones la psicoterapia debe ir de la mano con ciertos medicamentos que llegan a ser de gran ayuda y complemento con el tratamiento. Causando efectos directamente sobre las sustancias químicas del cerebro estrechamente relacionados con los pensamientos y comportamientos obsesivos. Sin embargo, los medicamentos deben ser recetados por un profesional de la salud especialista en el caso pues deben evaluarse las respuestas del sistema nervioso y conductuales del paciente.

Grupos de autoayuda

En este sentido, los grupos  de apoyo llegan a ser muy útiles para los individuos con hipersexualidad, en este caso, ninfomanía. Es decir personas con una conducta sexual compulsiva pues ayuda a brindar herramientas afrontamiento ante algunos de los problemas ocasionados por esta sintomatología.

Es importante sostener que muchos de estos grupos de autoayuda, se rigen y siguen el modelo del programa de 12 pasos de Alcohólicos Anónimos (AA).Tomando en cuenta que aunque la persona hipersexual no es adicta a una sustancia, es considerado también una adicción.

Los grupos de autoayuda forman parte activa de este tratamiento pues ayudan a que los que lo realicen aprendan sobre el trastorno. Así mismo también sobre la sintomatología y lo que lo ocasiona. Los individuos encuentran apoyo y comprensión sobre la afección compartida. Logrando identificar tratamientos adicionales y también métodos de afrontamiento ante el trastorno y la sintomatología.

En consecuencia, los grupos de apoyo y autoayuda juegan un papel protagonista en cuanto a la prevención de las recaídas de la hipersexualidad. Estos encuentros grupales grupos pueden ser llevados a cabo de forma online o presencial, o bien, utilizar ambos recursos.

Referencias