Erotomanía: Qué es, ejemplos y cómo tratarla

La erotomanía es una afección de tipo psicótico bastante rara donde el paciente vive bajo el delirio de que otra persona le ama aunque no haya evidencia que lo demuestre. Conoce más en este artículo.
qué es la erotomanía
qué es la erotomanía
La erotomanía es una condición mental poco frecuente pero que ha sido bastante documentada.

El amor, a menudo es descrito como un sentimiento agradable. De hecho, hay quienes lo consideran una de las cosas más puras que existen en el mundo. Sin embargo, como sucede con cualquier otra emoción, este puede adquirir matices patológicos por diversas razones. En este sentido, la erotomanía es una condición poco común. Pero es potencialmente peligrosa para el paciente y los demás.

¿Qué es la erotomanía?

Para poder entender esta afección mental, primero debemos explorar el concepto de delirio. Siguiendo esta línea, un delirio es una creencia o grupo de estas que giran alrededor de una o más ideas centrales. Su característica principal es que no es posible modificarlas, incluso cuando se presenta evidencia contraria. Por ende, son irracionales y son un síntoma común de los trastornos psicóticos (APA, 2013).

Continuando con esto, cuando los delirios se presentan como la alteración principal, pueden llegar a constituir una categoría del DSM-V. La misma es conocida como trastorno delirante. Dentro de esta se distinguen varios subtipos, como la erotomanía. En este caso, las creencias irracionales se centran en la idea de que alguien está enamorado del paciente (APA, 2013).

También se le conoce con el nombre de síndrome de Clerambault, en honor a Gaëtan Gatian de Clérambault. Este psiquiatra francés fue el primero en describir de forma extensiva este cuadro clínico en su obra Les Psychoses Passionelles (1921).

Características diagnósticas

criterios diagnósticos para la erotomanía
Si bien su prevalencia es muy baja, sus características han sido bien estudiadas.

Siguiendo el hilo anterior, el trastorno delirante de tipo erotomaníaco posee rasgos bien marcados que lo diferencian de otras clasificaciones.

En primer lugar, como ya se mencionó, la idea delirante central se relaciona con la creencia de que alguien está enamorado del paciente. Por lo general, esto ocurre con individuos que poseen un mayor estatus social y/o económico que el sujeto afectado (APA, 2013). Además de lo ya mencionado, Ellis y Mellsop (1985) señalan los siguientes criterios:

  • Comunicación ilusoria. El paciente cree estar en contacto frecuente con el objeto de amor a través de medios de comunicación extraños. Por ejemplo, puede asegurar que su enamorado le envía señales secretas cuando aparece en público.
  • Culpabilizar a la otra parte. Usualmente los afectados aseguran que fue la otra persona quien inició el “romance” entre ellos.
  • Explicaciones de la conducta del otro. Cuando el objeto amoroso tiene comportamientos contrarios a la idea delirante (ejemplo, sale con alguien más), el individuo busca justificaciones irracionales al mismo.
  • Inicio repentino. El delirio no aparece de forma gradual, sino que su comienzo es abrupto.
  • Curso crónico. La convicción de que el otro está enamorado puede durar por muchos años. En algunos casos esta persona puede ser reemplazada, pero la idea delirante sigue siendo la misma. Por otro lado, según la APA (2013), esta debe estar presente de forma continua por un período mínimo de un mes.

Causas de la erotomanía

Como sucede con otros trastornos mentales, las causas de la erotomanía no han sido definidas con exactitud. Más bien se habla de una serie de factores que convergen y dan lugar a la aparición del síndrome.

De esta forma, se ha discutido acerca de genes involucrados en la génesis del cuadro clínico. Igualmente, la presencia de otras psicopatologías como esquizofrenia, bipolaridad y depresión pueden colaborar en su desarrollo. Otros factores de riesgo que han sido sugeridos son la soledad, consumo de sustancias e inhibiciones sexuales.

En este mismo sentido, Fujii, Ahmed y Takeshita (1999) realizaron estudios neuropsicológicos a dos pacientes con delirio erotomaníaco. Los resultados sugieren que esta condición se asocia a problemas con la flexibilidad cognitiva y aprendizaje asociativo. Dichas capacidades son controladas por los sistemas subcorticales del lóbulo frontal.

De igual modo, el trabajo anterior también indica una posible relación con deficiencias visoespaciales y verbales. Así como con ciertas anomalías en las áreas temporales del cerebro.

Prevalencia y pronóstico

El trastorno delirante tiene una prevalencia del 0,2%, siendo el subtipo erotomaníaco una de las presentaciones menos frecuentes. Respecto al pronóstico, esta condición no suele generar un deterioro funcional demasiado grave y el diagnóstico normalmente es estable. Aunque, se observa que cierto número de casos desarrolla esquizofrenia en el futuro (APA, 2013).

Tratamiento de la erotomanía

cómo tratar la erotomanía
La erotomanía requiere de una intervención farmacológica y psicoterapéutica.

Normalmente, las personas con esta condición no asisten a consulta psicológica y/o psiquiátrica por voluntad propia. Por lo tanto, este tipo de casos son raros. En esta misma línea, la intervención para estos pacientes debe ser una combinación entre tratamiento farmacológico y psicológico.

Así, los medicamentos pueden incluir el uso de antipsicóticos, eutimizantes y antidepresivos. Mientras tanto, la psicoterapia tiene como objetivo ayudar a desarrollar mayor conciencia de enfermedad. De manera que el sujeto tenga mayor facilidad para estar en contacto con la realidad y adaptarse mejor.

Como se mencionó anteriormente, el trastorno delirante de tipo erotomaníaco es una afección crónica. Si bien el tratamiento ayuda a disminuir la intensidad del síndrome en la mitad de los pacientes, no desaparece totalmente. En consecuencia, la intervención debe otorgar herramientas a los sujetos para sobrellevar la condición. Para que así puedan tener una vida mejor adaptada.

Tal vez te interese leer:

Casos famosos

A lo largo de la historia han existido diversos ejemplos de personas que muestran rasgos típicos de la erotomanía. Es importante acotar que la mayoría de estos casos no han sido abordados directamente por ningún profesional. Por lo tanto, no se pretende dar un diagnóstico.

John Hinckley Jr.

El caso de John Hickley Jr es uno de los más famosos.

Este es el único de los casos presentes que ha sido evaluado por profesionales de la salud mental. Hinckley es un ciudadano estadounidense que se hizo conocido tras intentar asesinar al presidente Ronald Reagan en 1981.

De acuerdo con lo declarado, John estaba convencido de que, si cometía el crimen, la actriz Jodie Foster haría público su enamoramiento por él. Sumado a esto, el sujeto ya venía acosando a Foster a través de cartas, llamadas y apariciones en los sitios que ella frecuentaba.

Ricardo López

Ricardo López era un hombre uruguayo con nacionalidad estadounidense. Durante años, él acosó mediante cartas y vídeos a la cantante islandesa Björk. En 1996, la cantante hizo pública su relación con Goldie, un músico británico. A causa de este evento, Ricardo preparó una bomba con ácido sulfúrico e intento enviarla a la artista. Por suerte, el artefacto fue interceptado por la policía en Londres.

Luego de enviar el dispositivo, López cometió suicidio mientras grababa un vídeo diario que tituló “Ricardo López – El último día”.

Josh

Uno de los casos más actuales, es un joven adulto que se identifica como Josh en sus redes sociales. Durante más de un año, Josh ha expresado su amor hacia la idol surcoreana Nayeon. Quien es miembro del grupo femenino TWICE.

Después de un incidente ocurrido cuando el sujeto abordó un vuelo en el que se encontraba la cantante, se levantó una orden de restricción. Asimismo, ella pidió públicamente al joven que volviera a su hogar. Sin embargo, él asegura que dicha acción es responsabilidad de la compañía que maneja al grupo. Aparte de esto, en sus redes sociales ha afirmado que Nayeon le envía señales a través de publicaciones en internet.

En más de una ocasión intentó contactar con las otras miembros de la banda. Al igual que con personal del staff del grupo. Y ha realizado viajes frecuentes a Corea del Sur para intentar contactar con la cantante. Aunque, no ha tenido éxito y la artista nunca ha expresado tener deseos de hablar con él.

Finalmente, cabe aclarar que no todos los individuos que padecen erotomanía llegan a ejecutar conductas peligrosas. Con la intervención adecuada, estos pacientes pueden tener vidas normales.

 

Referencias

  • Asociación Americana de Psiquiatría. Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales. 5ta edición. España: Editorial Médica Panamericana; 2013.
  • Ellis y Mellsop. De Clérambault’s Syndrome – A Nosological Entitity?. Br J Psychiatry [Internet]. [Consultado 2 Feb 2021]; 146 (3): 90-95. Disponible en: https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/3978349/
  • Fujii, Ahmed y Takeshita. Neuropsychologic implications in erotomania: two case studies. Neuropsychiatry, Neuropsychology, and Behavioral Neurology [Internet]. 1999. [Consultado 2 Feb 2021]; 12 (2): 110-116. Disponible en: https://europepmc.org/article/med/10223258#abstract

Articulos relacionados