Qué es la ansiedad y cómo afecta a las personas

La ansiedad se caracteriza por un patrón de pensamiento acelerado de carácter catastrófico, conoce cuales son sus causas principales y los trastornos asociados a esta conducta.
Qué es la ansiedad
Qué es la ansiedad
Para superar determinadas situaciones se debe manejar adecuadamente la ansiedad

Podría ser que los estados ansiosos sean el mal común de la sociedad moderna. El estilo de vida actual nos exige demasiado, y eso se ve reflejado en ciertas conductas, gracias a los síntomas de los estados ansiógenos. Sin embargo, ¿Qué pensarías si te dijéramos que este malestar, en cierto punto, es un mecanismo adaptativo? En este artículo te mostramos qué es la ansiedad exactamente.

Artículo relacionado: Ventajas en la depresión: ¿Una enfermedad o una herramienta evolutiva?

¿Qué es la ansiedad exactamente?

Podríamos decir que se trata de una sensación de intranquilidad constante, que se traduce a nivel físico en múltiples forma. Algunas de las más frecuentes podrían ser; el cansancio excesivo, sudoración en ciertas partes del cuerpo, dolores de cabeza e hipersensibilidad a situaciones cotidianas del entorno. Los ataques de pánico, derivados de la conducta ansiosa, pueden llegar a confundirse con un infarto.

Pero eso no es todo, para entender realmente qué es la ansiedad, habrá que abordar los pensamientos que acompañan a estas sensaciones, los cuales son totalmente fatalistas. En resumen, la conducta ansiosa te advierte de un peligro que posiblemente es real, pero de manera completamente desproporcionada.

Esta manifestación de síntomas es una respuesta del cuerpo ante la preocupación de que nos suceda algo malo, que visto desde un punto de vista objetivo no necesariamente tendría que llegar a ocurrirnos. Es entonces el resultado de una activación fisiológica y conductual, que se da como consecuencia de la anticipación sobre eventos de la naturaleza.

En resumen, un llamado de alerta para que nos alejemos de esa supuesta situación peligrosa que “va a suceder”. Sin embargo, es claro que hoy en día aquellos que se familiarizan con estos síntomas saben que no aparecen exactamente cuando hay un peligro cerca. El problema entonces se divide en dos cuestiones:

  • Cuando la conducta ansiosa aparece en momentos verdaderamente amenazantes.
  • Cuando los síntomas se vuelven crónicos, es decir, experimentamos la sensación de angustia cuando no hay peligro.

¿Qué produce estas sensaciones?

En realidad, no podemos hablar de una etiología determinada cuando hablamos de este tipo de comportamiento. Se trata de factores que predisponen a un individuo, situaciones que desencadenan conductas y que las mantienen en el tiempo. De esta forma, los principales detonantes de la conducta ansiosa pueden ser las características de personalidad, donde existe un factor biológico implicado.

Por otro lado, algunas situaciones negativas del pasado pueden ser un factor de riesgo para que las persona comiencen a mostrar conductas ansiosas en su vida cotidiana, que pueden hacerse cada vez más intensas. Esta situación es características del trastorno por estrés postraumático.

En el mismo orden de ideas, el consumo de determinadas sustancias puede aumentar la intensidad de los rasgos ansiosos; el café y las bebidas alcohólicas son algunas de las drogas socialmente aceptadas que están asociadas con estas sensaciones. La aparición de pensamientos catastróficos sin motivo es una constante, y  los síntomas físicos también, aunque pueden variar mucho.

Revisa este artículo: “El síndrome de la cabaña: Afrontando que el mundo cambió”

Trastornos de ansiedad

Ansiedad
Los trastornos ansiógenos ocurren cuando el sujeto se ve afectado en 3 o más áreas de su vida cotidiana

Cuando la angustia interrumpe con el curso de la vida cotidiana, y genera un malestar significativo para el individuo, entonces hablamos de un trastorno. El CIE-10 reconoce en su clasificación de trastornos mentales algunos tipos que tienen sus características e indicadores determinados.

En primer lugar esta el Trastorno de ansiedad generalizada, el cual se presenta con una sintomatología caracterizada por la preocupación intensa de problemas reales, pero llevados aun plano exagerado. Otro de los derivado es el Trastorno de pánico, conocido por una sensación de terror repentina cuando no existe peligro real.

Por último, mencionaremos la fobia social junto a las fobias específicas. La primera se refiere a un miedo irracional e intensos a estar en contextos sociales. Por lo tanto, los síntomas vienen cuando las personas que padecen fobia social se ven inmersas en situaciones sociales cotidianas.

Y con respecto a las fobias específicas, el miedo intenso o ataque de pánico puede ser producto de cualquier objeto, contexto, o ser vivo al cual la persona le atribuye la capacidad de atentar contra su integridad de alguna manera. Si te sientes identificado con alguno de estos síntomas, te recomendamos que visites nuestros servicios terapéuticos. 

Explicaciones teóricas

Existen múltiples teorías que intentan explicar estos trastornos, todas realizadas desde diferentes enfoques psicológicos. De esta forma, la teoría conductual nos indica que la conducta ansiosa es un proceso de condicionamiento. Donde cada reacción emocional y conductual, que se anticipan a la aparición de un objeto peligroso resultan ser conductas aprendidas.

Cada uno participa en la aparición y el mantenimiento de la conducta y sus espectros, el condicionamiento clásico nos habla del aprendizaje del miedo, a través de asociaciones entre estímulos. Por otro lado, la psicología cognitiva también da una explicación bastante aceptable.

Desde la perspectiva de Aaron T. Beck, los rasgos ansiosos surgen de la formación de esquemas erróneos para interpretar la realidad. En otras palabras, resulta de los sesgos cognitivos. Pese a que las ideas de Beck están enfocados a la depresión, podemos ver que los trastornos ansiógenos poseen un sesgo, donde lo que hemos esquematizado como peligro está distorsionado por experiencias personales.

 

Referencias:

  • Beck, A., & Clark, D. (2012). Terapia Cognitiva para Trastornos de Ansiedad (1.a ed.). Bilbao, España: Desclée De Brouwer.
  • Belloch, A., Sandín, B. y Ramos, F. (Eds.) (1995). Manual de Psicopatología (2 vols.). Madrid: McGraw Hill.
  • Marquina-Luján, Román Jesús, Víctor Eduardo Horna Calderón, and Edson Jorge Huaire Inacio. “Ansiedad y Procrastinación En Estudiantes Universitarios.” REVISTA CONCIENCIA EPG 3.2 (2020): 89–97. REVISTA CONCIENCIA EPG. Web.
  • Castillo Pimienta, Carlos, Tomás Chacón de la Cruz, and Gabriela Díaz-Véliz. “Ansiedad y Fuentes de Estrés Académico En Estudiantes de Carreras de La Salud.” Investigación en Educación Médica 5.20 (2016): 230–237. Investigación en Educación Médica. Web.
  • Martínez-Otero Pérez, Valentín. “Ansiedad En Estudiantes Universitarios: Estudio de Una Muestra de Alumnos de La Facultad de Educación.” ENSAYOS. Revista de la Facultad de Educación de Albacete 29.2 (2014): 63–78. ENSAYOS. Revista de la Facultad de Educación de Albacete. Web.