Adicción al trabajo y su tratamiento

Existen diferentes tipos de adicciones que no son tan conocidas como es el caso de la adicción al trabajo y menos el cómo tratarla

Desde hace muchos años, cuando entra en debate el tema sobre las adicciones no solo se hace referencia a las sustancias psicotrópicas. Tal es el caso del alcohol, nicotina y ciertos medicamentos para aliviar el dolor, o estupefacientes como es el caso de las cocaína, LSD, marihuana. Es decir, todo lo que socialmente esta etiquetado como algo dañino. Así mismo, es el caso de la adicción al trabajo no es muy conocida y menos y cómo tratarla.

Sin embargo, existen diferentes tipos de adicciones que no son tan conocidas o simplemente no son tomadas en cuenta. Como  la adicción al juego, al sexo, móvil, entre otras, o porque no generen un acto dañino o causante de malestar, solo por parecer un hábito productivo y beneficioso en cuanto al nivel monetario o satisfactorio. Tal es el caso de la adicción al trabajo, o también conocido como los workaholic.

Ahora bien, es importante que conozcamos que como en toda adicción, se produce cierta  incapacidad para poder controlarla, conflictos al momento de abstenerse, deseo del consumo. En este caso el deseo de trabajar. También, poco reconocimiento de los problemas a causa de la adicción así como la influencia en las relaciones interpersonales manifestando una respuesta emocional disfuncional.

¿Qué es la adicción al trabajo?

La adicción al trabajo, o también conocida como los workaholic, hace referencia a una necesidad excesiva e incontrolable de trabajar de manera consecutiva y seguida. Normalmente este comportamiento obstaculiza de forma directa tanto en la salud física como en la salud. Generando inestabilidad emocional del individuo aunque este no lo perciba voluntariamente.

Además de estas interrupciones en el ritmo de vida del individuo, también las relaciones sociales y personales de las personas con adicción al trabajo se ven afectadas. Esto sucede por la ardua dedicación y tiempo establecido al trabajo y para la realización del mismo. Restándole importancia y prioridad a pasar tiempo y compartir con su entorno o bien con sus seres queridos.

En relación a lo anterior, las personas que presentan adicción al trabajo suelen llevar a cabo esta actividad sin tener la obligación externa o interna. Trabajan fuera del horario laboral establecido y por lo tanto estas personas dedican una cantidad de tiempo excesivo y exhaustivo a su labor profesional.

Sin embargo, si los workaholics no realizan estas actividades, si no dedican el tiempo “correcto” considerado por ellos pueden manifestar malestar e insatisfacción con su trabajo o su rendimiento en él.  Este conjunto de sensaciones hacen que los adictos al trabajo muestren desinterés por otros aspectos de su vida. Como son los hobbies, actividades en tiempos libres o las relaciones con su entorno.

6 características de un workaholic

A continuación, se enlistaran una serie de características que manifiestan aquellas personas que presentan adicción al trabajo con la finalidad de ayudar al lector a identificar las señales de alguien con adicción al trabajo.

1. Siempre aparece una excusa para no descansar

En este punto, quien presenta adicción al trabajo siempre tiene algo más importante que hacer. No prioriza el descansar o invertir tiempo en sus relaciones interpersonales y las vacaciones son vistas como algo eterno pero sobre todo, como algo no necesario. Presentando dificultades al tener que tomar unos días libres para descansar.

2. No se desconectan de los medios de contacto de su trabajo

El adicto al trabajo siempre está disponible sin tomar en cuenta el día o la hora. Siempre mantiene la computadora o el teléfono a su alcance y procura tener siempre conexión a internet. Esto con la finalidad de poder estar al tanto y solucionar cualquier actividad laboral.

3. Crees que nadie va a realizar el trabajo mejor que tu

En este sentido, al workaholic no le gusta delegar responsabilidades lo cual hace que se responsabilice de todo aunque se sobrecargue. En algunos casos el estrés y la ansiedad se hacen presentes. Así como los horarios de sueño y alimentación se ven comprometidos por el exceso de demanda laboral.

4. Llegas demasiado puntual o antes de la hora

El adicto al trabajo llega siempre puntual a su lugar de trabajo e incluso llega más temprano de lo establecido por las reglas del lugar. Además, cuando llega el final de la jornada laboral el adicto al trabajo se quiere quedar o se queda hasta más tarde. Con la finalidad de realizar labores aun cuando ya no está en horario laboral.

5. No dedica tiempo a su vida personal

En la adicción al trabajo el individuo se priva de compartir con sus seres queridos ya sea a nivel personal o social. Esto sucede porque solamente se sienten productivos y satisfechos cuando realizan actividades de su trabajo. Además, el adicto al trabajo si no está en su lugar laboral trata de estar en su casa para poder atender sus labores vía online. Lo cual ocasiona que deje como última instancia ir a lugares vacacionales o lugares que atenten contra su responsabilidad laboral.

6. No sabes decir que «no»

Como ultima característica, el adicto al trabajo no suele decir que no. Ni a su jefe ni a alguna actividad que refiera a sus deberes laborales; sin embargo, otra palabra que no suele usar el workaholic es el “no puedo”. Puesto que el siempre tendrá disponibilidad para satisfacer y cumplir las expectativas de su jefe.

Tratamiento de la adicción al trabajo 

Ahora bien, al saber en qué consiste la adicción al trabajo y tras conocer 6 características de la adicción al trabajo, damos paso a conocer cómo tratarla. Si en caso de ser afirmativo el cuestionamiento anterior cuáles serían los posibles tratamientos de esta adicción y si se asemejan con el tratamiento a las adicciones más conocidas.

Tratamiento

En relación a lo anterior, se pueden manejar cinco herramientas que ayudaran a trabajar la adicción al trabajo: una de ellas consiste en darte una pausa de la tecnología. Puede que no sea tan sencillo por el hecho de vivir inmersos en ella, el workaholic podría comenzar desconectándose en pequeños periodos de tiempo de cualquier conexión que tenga con su trabajo.

Por otro lado, el individuo con adicción al trabajo podría manejar una serie de distracciones o una serie de actividades que llamen su atención, que tomen tiempo, distracción y concentración para que de esta manera, debido al entretenimiento el adicto al trabajo despeje su mente de sus actividades laborales.

Así mismo, otra herramienta consiste en Aumentar las relaciones con los demás que implique socializarse con sus familiares o amigos, descubriendo intereses y nuevas vinculaciones. Además, la respiración y la meditación desempeñan un papel crucial en la valía y en el trabajo con un adicto al trabajo.

Psicoterapia

Sin embargo, una herramienta que no se puede dejar de tomarse en consideración es la Psicoterapia, el modelo más utilizado es el modelo cognitivo conductual. Este favorece la intervención al tratamiento de la adicción al trabajo, ayudando a que el paciente aprenda a gestionar sus emociones y autocontrol con respecto al trabajo.

En el mismo orden de ideas, una de las finalidades que mantiene la terapia es que el paciente logre disfrutar su tiempo libre. Es importante mencionar que en algunos casos, los estilos de pensamientos distorsionados pueden ser parte fundamental del origen del problema.

En este tipo de casos, estos pacientes requieren de manera indudable que se realice  un entrenamiento en técnicas cognitivas. El cual consiste instruirán y  enseñarán a mantener determinados patrones de pensamiento más adaptativos y no distorsionados. A nivel de las técnicas condutales, pueden encaminadas a disminuir los niveles de autoexigencia y estrés del workaholic.

Referencias