CLOSE

La teoría de los humores propuesta por Hipócrates

Una teoría en desuso, pero aun interesante que ayudó a sentar las bases de la psicología de la personalidad.
la teoría de los humores
 la teoría de los humores
Hipócrates, padre de la teoría de los humores y precursor de la medicina basada en hechos.

La teoría de lo humores fue una teoría en relación del cuerpo humano y fue adoptada por filósofos y físicos de las pasadas civilizaciones griega y romana. Esta teoría comenzó con Hipócrates (460 aC-377 a. C), se desenvuelve considerablemente con Galeno (130 – 216) y llega al punto cumbre de utilidad hasta el siglo XVII. Veamos de qué trató esta interesante teoría de la personalidad. 

Tal vez te pueda interesar:

¿Quién fue el autor de la teoría de los humores?

Hipócrates fue conocido como un médico griego y es considerado como el padre de la medicina occidental.  Fue originario de la isla de Cos en el año 460 a. C. Asimismo, es visto como el médico de mayor auge e importancia a lo largo del tiempo ya que basó su experiencia médica en la observación y el estudio del cuerpo humano.

Por otro lado, se afirma que Hipócrates rechazó las teorías propuestas por los demás teóricos de su época. Puesto que consideraban que el origen de las enfermedades eran producto de supersticiones, posesiones por espíritus diabólicos o la caída del favor de los dioses.

En relación a lo anterior, Hipócrates mantuvo que las causas de las enfermedades tenían explicación física y totalmente racional. Y es por esto que a partir allí se le considera como el fundador de la medicina. Fundamentándola así como la ciencia dedicada al estudio, la prevención, el diagnóstico, el tratamiento y el alivio de enfermedades basados en hechos probables y científicos.

¿Cuál es la teoría de los humores?

Ahora bien, la teoría de los humores de Hipócrates se basa originalmente en que el cuerpo humano está conformado por cuatro tipos de sustancias, las cuales en esta teoría reciben el nombre de “humores”. Según el sabio, se debe mantener un perfecto equilibrio entre ellas porque cuando lo pierden, es cuando se originan las enfermedades, ya sean del cuerpo o también del espíritu.

Aunado a lo anterior, se consideraba que cualquier discapacidad o enfermedad significaba única y exclusivamente que se había producido una alteración en el equilibrio de los humores esenciales del ser humano. Y como solución, la forma de mediar con la enfermedad se basaba en conseguir el modo de restaurar la pérdida de equilibrio.

Estos humores fueron nombrados y conocidos como: la bilis negra, bilis amarilla, flema y sangre. Además, se presentaba una estrecha relación entre los humores y los cuatro elementos: el fuego, el aire, el agua y la tierra. Y también a esta relación se le cargaban otras cualidades como: caliente, frío, húmedo y seco.

Características de los cuatro humores

Cada uno de estos humores expresan y muestran características físicas concretas de los seres humanos. En la línea de los pensadores de la época, que intentaban describir la realidad de la persona a partir de las acciones o comportamientos cotidianos y de fácil identificación material de los individuos.

1. Bilis negra

Sustancia vinculada al elemento tierra, cuyas propiedades eran el frío y la sequedad.

2. Bilis amarilla

Humor correspondiente al elemento del fuego. Sus cualidades eran la calidez y la sequedad

3. Sangre

La sustancia vinculada al elemento del aire, cuyas propiedades eran la calidez y la humedad.

3. Flema

La sustancia relacionada con el agua, cuyas propiedades son el frío y la humedad.

Teoría de los 4 temperamentos

Gracias a la teoría de Hipócrates, se plantearon 4 temperamentos de los que se investigó en grandes oportunidades ya que se afirma que estos son base fundamentales para el desarrollo de la personalidad de los seres humanos.  La personalidad, aunque es un campo perteneciente a la psicología, en esta época fue parte de la medicina pues al ser desarrollada por Hipócrates.

Ahora bien, hasta entonces fue Galeno de Pérgamo quien en el siglo II a. C. Se encargó de realizar la  transformación de la teoría de los humores en una teoría sobre los temperamentos. Dichos temperamentos básicos del ser humano fueron dando paso a la idea de que todo se encontraba constituido por la unión de 4 elementos correspondiendo, cada uno de ellos relacionados a los humores del cuerpo humano. Algo que causó que se terminará aplicando esta visión a la, en ese entonces, primitiva y desconocida psicología de aquella época.

1. Temperamento sanguíneo

En aquellas personas que se consideran tener temperamento  sanguíneo es normal que se  caractericen por ser alegres, optimistas y anhelar, querer y disfrutar siempre de la compañía de su entorno. Otra característica de este temperamento es que son  cálidos al momento de tratar con otras personas. También se dejan llevar y guiar más de sus emociones y sentimientos que de la parte racional.

Estas características también incluyen que cambian de parecer fácilmente y son poco dadas al comportamiento disciplinado, porque se guían por la búsqueda del placer inmediato. Por eso frecuentemente dejan cosas sin terminar. Su elemento asociado es el aire.

2. Temperamento flemático

Por otra parte, el temperamento flemático expresa una preferencia a una manera de comportarse más calmado y tranquilo. Así como también manifiesta un modo de aproximación a las metas más perseverante y utilizando la racionalidad como base de las mismas. Según la teoría planteada por Galeno, las personas que se inclinan por este tipo de temperamento le toman mayor importancia a la exactitud a la hora de pensar y de hacer las cosas.

Asimismo, las personas con este temperamento raramente se molestan y no muestran evidentemente. Seguidamente sus emociones, lo cual puede hacerles parecer algo frías. Además, suelen mostrarse algo tímidos y evaden llamar la atención o sostener algún rol de liderazgo. Por otro lado según la teoría de los 4 temperamentos, a estas personas les corresponde el elemento agua.

3. Temperamento colérico

Al contrario de los dos temperamentos antes mencionados, las personas que resaltan por su temperamento colérico son principalmente enérgicas, proactivas e independientes. A su vez, muestran una tendencia a estar siempre enfocados y dedicados a una actividad o dando inicio a determinados proyectos.

Estas personas suelen ser firmes y se caracterizan por defender con fundamento y objetividad sus opiniones, posturas y puntos de vista de determinada situación ante las diferentes circunstancias que atraviesen o que puedan presentarse en su entorno personal, laboral o familiar.

Mencionado lo anterior, también se tiene que confían en su punto de vista y su opinión al respecto de un tema. Sin embargo no temen entrar en discusión con los demás, por lo que también suelen ser asertivos y no evitan las posiciones de liderazgo. Asimismo, en determinadas personas o situaciones este tipo de temperamento llega a ser muy extremado puede dar paso a la llegada de diversos conflictos y discrepancias.  Ahora bien, este temperamento suele ser vinculado con el elemento fuego

4. Temperamento melancólico

Para finalizar, en el último temperamento  las personas se caracterizan, según Galeno, por ser muy sensibles emocionalmente, creativas, tímidas y perfeccionistas. Sin embargo, estas personas  encuentran placer en las tareas que requieren de algún tipo de esfuerzo y sacrificio personal. Es decir, sentir que se esforzaron por lograr y obtener lo que se esperaba y quería.

Aun así, a estas personas les cuesta tomar la decisión al momento de iniciar proyectos, por la característica de ser extremadamente perfeccionistas y por la impaciencia que produce la duda de no tener certeza ante lo que va a suceder. De esta forma se mantiene que el humor cambia con facilidad siendo propenso a la tristeza, siendo la tierra su elemento.

Referencias