CLOSE

Gaslighting y sus señales de advertencia

La violencia psicológica tal vez no deje moretones y heridas, pero el daño que hace puede ser hasta más peligroso.
Gaslighting

El Gaslighting o “hacer luz de gas” es un tipo de abuso psicológico que pasa desapercibido, incluso para la propia víctima. Pero se trata de una táctica de manipulación para ganar poder, que puede llegar a ser perjudicial para quien lo sufre. Acompáñanos a conocer de qué se trata esta clase de maltrato y cuáles son las “red flags” o señales de alarma a las cuales debemos estar atentos.

¿De dónde proviene el término Gaslighting?

Proviene de la obra de teatro llamada Gas-light, de Patrick Hamilton, y que luego fue adaptada a una película. En ambos, el protagonista intenta convencer a su esposa de que está loca empleando y manipulando pequeños elementos en su alrededor. Principalmente, atenuando lentamente las luces de gas del hogar, haciendo que la casa se torne más oscura, pero asegurando que se trata solamente de ideas falsas de su esposa.  El protagonista entonces insiste en toda la historia que ella no percibe de manera correcta, implantando recuerdos falsos y eliminando los verdaderos.

La esposa, por su parte, comienza a delirar y a padecer de esos falsos recuerdos, teniendo como único marco de referencia a su esposo abusivo para confirmar sus percepciones sobre las luces y otros detalles. A lo que el, claramente, responde que todo sigue estando como siempre, desafiando la realidad de su mujer. De esta manera, este término fue tomado del cine y el teatro a la literatura clínica para describir un cuadro en donde una persona, o un grupo de personas, lleva a cabo un abuso emocional casi imperceptible.

Un maltrato que no es abiertamente abusivo, aunque suene contradictorio, y que se basa en convencer a la víctima que su pensamiento está distorsionado. Para luego hacerle creer que las ideas del victimario son las correctas. Así como la esposa del protagonista, la víctima se cuestiona de sus propios pensamientos y percepción de la realidad. Acudiendo a su abusador como el único marco de referencia para asegurarse de qué es real y que no. Y, claramente, esa realidad expresada por el victimario está distorsionada, lo que aumenta mucho más la aparición de delirios, ideas perturbadoras, confusión, ansiedad, depresión y hasta psicosis.

La finalidad del Gaslighting es que la víctima pierda su confianza y dependa únicamente de la percepción del abusador, y quede totalmente bajo su poder. Pero ¿Cómo se puede caer en esto?

Una explicación psicológica

Muchos autores describen el Gaslighting como un atentado intencional para destruir la percepción de la realidad del otro. Y posteriormente su propia cordura, negando la realidad de manera sistemática, mediante la introducción de disonancias cognitivas que tienen una gran carga emocional. Por ende, podemos evidenciar este tipo de comportamiento abusivo en individuos con rasgos psicopáticos o narcisistas. Que al utilizar la desvalorización, explotación y la disposición de conductas, cosifican a sus víctimas con una intención totalmente egoísta.

Por otro lado, es posible explicar el perfil de una víctima del Gaslighting como una persona que se cree incapaz de tomar decisiones, considerándose a cierto punto como incompetente, que podría ser inestable emocionalmente y con un auto-concepto y autoestima disminuida. Esta también puede tener la tendencia a ser alienada por una persona con rasgos más dominantes y agresivos. Además de ser propensas a apegarse emocionalmente de sus victimarios.

Te podría interesar: Apego emocional: Cómo detectarlo y tratarlo.

Métodos del Gaslighting

La doctora Elinor Greenberg describe tres métodos comunes en el Gaslighting:

1. Escondite

El victimario esconde aspectos o cosas de la víctima, y al ser descubierto, la convence de dudar de sus propias creencias sobre la situación, hasta el punto de que pueda culparse a sí misma. Un ejemplo claro de este modo de operar son los casos de infidelidades en los cuales el infiel al principio niega la mentira y hace pensar a la pareja que se está imaginando cosas. Y al momento de ser descubierto, culpa a la otra persona por descuidar la relación, entre otras cosas.

2. Cambiando

En este caso, el abusador cambia algo sobre la víctima, como su forma de vestir o de ser para amoldarla a su propia fantasía. Si esta se niega, el victimario intenta convencerla de que no es lo suficientemente buena de la manera en que es originalmente.

3. Control

Este modo de operar es posiblemente uno que caracteriza a muchos personajes psicópatas. En dicho caso, el abusar pretende controlar completamente y tener todo el poder sobre su víctima, intentando aislarle de cualquier otra persona que pueda influir en su pensamiento o acciones. De tal forma que piense que lo único que es real y correcto es lo que dice el abusador.

¿Qué tan grave es el Gaslighting?

No hace falta mencionar que el Gaslighting es un tipo de violencia psicológica y que muchos especialistas afirman que es capaz de causar síntomas como la desestructuración psíquica, impotencia aprendida, baja de autoestima, desarrollo de síntomas de ansiedad, depresión y psicosis, incluso conllevar a tendencias auto-destructivas como el consumo de sustancias o el suicidio. Pero posiblemente lo más grave es que se trata de un tipo de violencia invisible e imperceptible en la mayoría de los casos.

Es común encontrar en las víctimas un proceso que inicia con negación hacia la violencia ejercida por parte del abusador. Por otro lado, las víctimas también pueden llegar a establecer un vínculo afectivo importante con el agresor, puesto la hostilidad, la desvalorización, intimidación y la invalidación de la percepción de la realidad de la víctima también es contrarrestada con una amabilidad superficial. Algo que hace “creíble” al abusador por parte de la otra persona.

Entonces, es claro que las consecuencias de estar bajo este control pueden llegar a ser bastante graves. Pero ¿Cómo darse cuenta? ¿Cómo salir de este tipo de manipulación?

¿Cómo saber si te hacen luz de gas? Señales de advertencia

Antes que nada, no debes sentir culpa si identificas algunas de estas señales en tu pareja, o cualquier persona cercana a ti. Lo importante es que si notas las suficientes, debes salir de inmediato de ese vínculo. Atento a las siguientes…

1. Mentiras descaradas

Sabes que hay algo en lo que dice esa persona que no está bien, que es una mentira evidente. Pero si intentas señalar la falsedad dentro del asunto, comenzará a adornar la realidad para que lo creas.

2. Negación total en frente a pruebas

Incluso si tienes evidencia de que han hecho o dicho algo indebido, te hará cuestionar tu realidad y las pruebas que han presentado. Negar sus propias acciones es típico de estos victimarios, todo para que aceptes la realidad que ellos quieren que veas.

3. Confusión como arma principal

Saben que la confusión desestabiliza a las personas, y este es el punto principal del Gaslighting. Su meta es hacerte cuestionar todo, y que solo confíes en ellos para decirte lo que está bien, lo que es real y que no.

4. Todo vale como munición

Estas personas saben que es lo que te importa y que es lo que te afecta. Si tienes inseguridad con tu peso, usaran eso para atacarte, si lo más importante para ti son tus hijos, te manipularan usándolos. Básicamente, atacan con las bases que conforman tu ser.

5. Acciones que no encajan con las palabras

Muchas veces estas personas hablan y prometen, pero sus acciones nunca concuerdan con esas palabras. Y en el caso que empieces a cuestionar eso, emplearan una mentira para hacerte dudar de la realidad que percibes.

6. Pueden adularte…

En medio de todo, pueden usar el refuerzo positivo para confudirte en medio de todo el abuso. Cosas que te harán pensar de que tal vez no son tan malos.

7. Y también tirarte abajo

Pero esto no lo hacen de una manera inmediata, es una destrucción insidiosa, con mentira tras mentira. Incluso la percepción más correcta puede ser absorbida por el Gaslighting con el tiempo. Como sucede con la analogía de la rana en la caldera hirviendo, sí el calor aumenta lentamente, la rana nunca se dará cuenta de que morirá quemada.

8. Aislamiento provocado

Para evitar que otras personas puedan hacerte ver la realidad como es, o como perciben la situación de abuso, pueden hacerte aislarte de los demás. Y en ello entra el siguiente punto o señal de advertencia que debes tomar en cuenta.

9. Difamación

Con la meta de aislarte, pueden hacerte creer que tu familia, tus amigos y conocidos están locos, que te mienten, te desean mal y solo desean manipularte. Algo que es una proyección total de estas personas. Entonces, esta desconfianza infundida te hará evitar otras personas, cosa que, como ya hemos visto, es totalmente conveniente para ellos. Pero no se detienen allí.

Para reforzar el aislamiento, comenzarán a difamar tu nombre con las demás personas, para que te asuman como alguien que no está en su sano juicio. Como ejemplo, en la obra de teatro y película Gas-light, lo que espera el protagonista es manipularla a tal punto de que la recluyan en una institución mental por supuestos delirios. Ahora bien, sabiendo esto ¿Puedes salir de este control?

Formas de escapar del Gaslighting

Suena un poco simplista para todo un asunto relacionado con el abuso, pero a veces eso que parece extraño, aquello que te pareció como una mentira, posiblemente lo sea. De manera muy coloquial, deberías hacerle caso a tu instinto. Y la verdad irrefutable entre todo esto es que nadie puede juzgar ni cuestionar lo que es verdad para ti o lo que sientes.

Dar el primer paso de salir de esa relación, sea de pareja o cualquier tipo de relación, puede ser muy difícil. Pero puedes encontrar un apoyo objetivo y sin cuestionamientos en un profesional de la salud mental. Porque estar bajo la luz de gas por mucho tiempo puede ser tan abrumador que te ha condicionado a esa situación. No obstante, no debes olvidar que hay un mundo más allá de la manipulación y de los sentimientos que produce este tipo de abuso.

Referencias