Ventajas en la depresión: ¿Una enfermedad o una herramienta evolutiva?

No es novedad saber que a la depresión le corresponden unos síntomas terribles. Pero ¿Qué tal si esos síntomas tuvieran una función evolutiva?
ventajas en la depresion

Muchos afirmaran que la depresión es uno de los males que atosigan a la sociedad moderna, cuando de trastornos mentales hablamos, pero ¿Es acaso todo malo? O ¿Existirán algunas ventajas en la depresión? Podrá sonar un poco contradictoria esta pregunta, pero la ciencia y la psicología tal vez tengan una respuesta para ello.

Sin embargo, antes de ahondar en este asunto, debemos delimitar una perspectiva científica para la depresión.

La depresión: una visión neurocientífica

La depresión, como cualquier otra enfermedad, es tomada por la comunidad científica como un conjunto de síntomas y signos específicos. Sin embargo, estos indicadores no son siempre los mismos en todas las personas. Y por ello, en el DSM V, se hace referencia a los trastornos depresivos que tienen algo en común: un ánimo triste.

Luego se menciona que cada uno de estos trastornos tiene algo en particular que los diferencia de unos a otro. Que bien podría ser la intensidad, la frecuencia de aparición de los síntomas, hábitos conductuales determinantes, entre otros. No obstante, la neurociencia si puede poner a todos estos trastornos en consenso.

De tal manera, esta visión implica centrarse en los neurotransmisores, percibiendo a este trastorno como un desequilibrio entre ciertos y determinados químicos en el cerebro. En especial, lo que se refiere a noradrenalina, serotonina y dopamina. Además de otras alteraciones en la corteza prefrontal, en el hipocampo y el sistema límbico.

De este tema hay mucha tela que cortar. Sin embargo, ahora surge la pregunta ¿Qué tendrán todas estas alteraciones de útil para el ser humano?

Ventajas en la depresión según las teorías evolucionistas

Es imposible no conocer la serie de complicaciones que significa la depresión en la vida cotidiana. Desde cambios comportamentales y fisiológicos, como el hambre y el sueño. Hasta la presencia de pensamientos intrusivos en los que pueden entrar las ideaciones suicidas, las cuales pueden convertirse en conductas suicidas.

Como un resultado, o error, de la biología humana la depresión parece no tener ningún papel en lo que respecta a optimizar la adaptación humana. Puesto que reacciones fisiológicas como el estrés tienen un claro propósito de supervivencia. Y lo que lo vuelve patológico es la intensidad y la prolongación del tiempo en la que se presentan los síntomas del estrés.

Sin embargo, y a simple vista, de la depresión no podemos hallar nada. Es decir ¿Qué tiene que ver el instinto de supervivencia con las ideas suicidas de un paciente con depresión mayor? Parecen claros opuestos.

Pero hay algo más que debemos considerar en cuanto a aquellos que se recuperan de la depresión. Y es que estos, al experimentar una remisión completa, manifiestan mejoras vitales importantes. Siendo esto uno de los rasgos que invitan a científicos como Randolph Nesse a plantearse que este tipo de trastornos, además de muchos otros, podrían tener rasgos adaptativos producto de la evolución del ser humano.

Ventajas en la depresión según Nesse

Este autor sostiene que muchas conductas que consideramos como síntomas perjudiciales de trastornos psicológicos podrían haber evolucionado como mecanismos defensivos ante algún tipo de peligro. La ansiedad o el estrés son ejemplos perfectos, porque preparan al individuo para enfrentarse al peligro

Por lo tanto, planteó que la depresión podría ser la alteración de un mecanismo de defensa adaptativo. Involucrando a la selección natural, esta habría diferenciado mecanismos especializados para afrontar distintas clases de situaciones. Entonces, la tristeza, depresión, culpa, pena, aspectos pasivos y negativos de la depresión, podrían ser útiles porque inhiben acciones que resultarían potencialmente dañinas para el organismo.

La depresión ayudaría al organismo a desengancharse de metas que, si bien son importantes, se evalúan como inalcanzables. Esto explicaría por qué la experiencia del fracaso está frecuentemente asociada a la aparición de síntomas depresivos. No obstante, este no afirma que estos síntomas sean siempre adaptativos.

Dejando el planteamiento de que las ventajas en la depresión constituirían a que es una especie de subproducto no adaptativo de algún rasgo adaptativo, o bien, un producto de una falla en el funcionamiento normal del organismo.

Hipótesis de la Navegación Social

Este es un planteamiento realizado por Watson y Andrews, y sostiene que la depresión está asociada con problemas sociales. Nada del otro mundo. Pero que este trastorno juega dos roles complementarios importantes:

  1. En primer lugar, que enfoca recursos cognitivos en el planteamiento de salidas a problemas sociales complejos.
  2. Además de motivar el acercamiento de compañeros sociales para que estos provean de ayuda en la solución de problemas sociales.

Estos dos puntos lo demuestran algunas investigaciones estadísticas que exponen que los pacientes depresivos exhiben ciertas características cognitivas. En especial de dependencia social aumentada, al igual que un mayor deseo de aprobación social. Sin mencionar que las condiciones que alivian la depresión influyen en la resolución de problemas sociales. Ya que esta terminaría cuando el problema social es solucionado o cuando es percibido como no solucionable.

La llamada rumiación social de la depresión entonces tendría la función de encontrar soluciones a problemas sociales complejos. Lo que puede significar un esfuerzo cognitivo masivo y explica dos síntomas característicos: La anhedonia y el retardo psicomotor.

¿De qué forma esto es parte de las ventajas en la depresión?

Pues como las capacidades cognitivas son limitadas, menos fuentes cognitivas están disponibles para el planeamiento y búsqueda de otras actividades

Lo que resulta en que todas las fuentes cognitivas están enfocadas en resolver un solo problema. Por lo que la falta de interés en hacer y disfrutar otras cosas, tiene la función de evitar las distracciones. Así como la reducida actividad asociado con el retardo psicomotor en la depresión. Que podría tener su origen en la evitación de eventos que interfieren con el foco del problema a solucionar.

Las ventajas en la depresión a nivel cognitivo indican que enfrentan y priorizan la resolución de problemas sociales. Al igual que también tiene una función en cuanto a motivación social. Ya que la depresión no es solo percibida por el paciente, sino por su entorno social.

Lo cual, algunos investigadores describirían a este estado de ánimo como un pedido honesto de auxilio. Además de una motivación para los compañeros sociales a proveer ayuda a ese pedido.

¿Te ha sido útil este artículo? Tal vez deberías leer: «La soledad: Como superar este sentimiento»

El Modelo de Negociación de la depresión

Ahora hablemos de Hagen, porque este formula un modelo de explicación para la depresión mayor. Siendo la especie de cúspide en lo que se refiere a este tipo de trastornos. Según este, el depresivo percibe que otros perciben de sus esfuerzos más beneficios que él. Por lo que, si reduce su productividad, obliga a los otros a renegociar el contrato que los une.

La depresión bajo este concepto sería una huelga de trabajo. Pero que ha evolucionado en la especie humana desde sus inicios. Específicamente en épocas en donde el individuo pertenecía a pequeños grupos de cazadores o recolectores. Entre los cales los roles y funciones estaban diferenciados, como hoy en día.

De esta forma, de existir un conflicto por un miembro no satisfecho, se desembocaba en una necesidad de asistencia, recursos materiales o sociales adicionales para el individuo. Sin embargo, los compañeros podrían simplemente no proveer de ayuda o realizar los cambios en su estructura social.

Y ante esto, el individuo podría optar por la agresión física, lo cual no sería viable puesto que sería una especie de individuo vs. Grupo. Siendo una estrategia alternativa el no proveerles beneficios a los que poseyeran roles más altos hasta llegar a los cambios deseados. Mediante los sentimientos de malestar, anhedonia, abulia, entre otros. En otras palabras, los individuos podían optar por una negociación.

Por lo que los síntomas de la depresión, para Hagen, son una estrategia inconsciente para la manipulación social. Que se trata de imponer una serie de desventajas al grupo, y además hacerles ver que se está sufriendo por ello. De tal manera que solo pueden ser aliviados por la acción de todos.

Interesantes planteamientos, pero aun parece haber una pregunta en el aire…

¿Realmente habrá ventajas en la depresión?

Claramente todas estas son hipótesis y planteamientos que le buscan dar un sentido a la función evolutiva de la depresión. Resulta casi obvio que, si se le menciona a un paciente depresivo que su enfermedad es de alguna forma una ventaja, su reacción no sería la más favorable.

Si bien es claro que la psicología evolucionista propone considerar las ventajas en la depresión como rasgos adaptativos. Hay que tener muy en claro que la depresión clínica representa en un patrón inadecuado y desadaptativo para el paciente en sí.

De esta forma, los síntomas depresivos pueden ser “normales” y ser un llamado de alerta interno que trata de decirnos “Algo anda mal”. No obstante, síntomas prolongados y más intensos ya son términos patológicos que merecen una revisión profesional.

Padecer de un estado de ánimo triste, no querer comer o alimentarse mucho. Tener insomnio o hipersomnia, y querer atentar contra la vida propia es más que un motivo de consulta. Es el llamado de atención para cambiar algunos patrones de conducta que han llevado a tener este trastorno.

Por lo que si bien, a algunos les parece que habrá una función en dichos síntomas. Lo mejor es atender al hecho de por qué han llegado a nuestras vidas.

Referencias.

Articulos relacionados