CLOSE

Asperger en la edad adulta: ¿Cómo detectarlo?

El Síndrome de Asperger es una condición del neurodesarrollo, en algunos casos su diagnóstico ocurre en la edad adulta. Aprende como reconocerlo.
Asperger en la edad adulta
Asperger en la edad adulta
El diagnóstico de Asperger durante la adultez no es algo común, por lo que es importante estar atentos a los signos y síntomas.

El Síndrome de Asperger entra dentro de las condiciones del neurodesarrollo, como el Trastorno del Espectro Autista. Casi siempre es detectado en la infancia o en el transcurso de la niñez, pero esa no es siempre la regla. Por ello, en este artículo veremos cómo identificar y tratar el Asperger en la edad adulta.

Sobre el Síndrome de Asperger en general

Según el manual de los criterios diagnósticos (DSM IV), el Síndrome de Asperger es un trastorno del neurodesarrollo, caracterizado por alteraciones en la interacción social, y en aspectos del comportamiento específicos. Los signos de este trastorno inician en la niñez, y permanecen por toda la vida. Por eso es importante conocer como es el Asperger en la edad adulta.



Su principal diferencia con el Trastorno del Espectro Autista (TEA), es que no presenta alteraciones en el desarrollo del lenguaje. Ni tampoco en los procesos cognoscitivos; es decir, memoria, atención, aprendizaje, entre otros procesos mentales avanzados.

¿Por qué se retrasa el diagnóstico?

Al igual que el resto de patologías, entre más temprano sea el diagnóstico, mejor será para la persona. De esta forma, podrá recibir atención antes de que se presenten dificultades significativas en su vida. Por lo tanto, no presentará demasiados problemas de adaptación en la edad adulta.

Es bien sabido que la mayoría de los diagnósticos de esta condición se hacen a temprana edad. Sin embargo, existen casos en los que que el diagnóstico se da en la adultez. Usualmente, esto ocurre debido a que la intensidad de los síntomas era leve durante la niñez. Y no se le dio demasiada importancia, hasta llegar a la etapa adolescente, o adulta.

¿Cómo detectar el Asperger en la edad adulta?

cómo se presenta el asperger en adultos
Como sucede con los infantes, existen una serie de rasgos a tener en cuenta para diagnosticar esta condición.

Tal y como sucede con los niños, existen una serie de rasgos para detectar el Síndrome de Asperger en los adultos. Es fundamental tener en cuenta que estos indicadores deben ser constantes a lo largo de su vida. A continuación, veamos los principales rasgos para realizar el diagnóstico.

1. Lenguaje formal 

En primer lugar, poseen un lenguaje muy formal, manejan con fluidez el uso de términos científicos y literarios en una conversación. Incluso pueden citar sin mucha dificultad autores, párrafos y citas textuales con exactitud.

2. Dificultad motora 

Presentan poca destreza en actividades que implican coordinación motora avanzada, como el baile, natación, gimnasia, montar en bicicleta, etc. No obstante, podrían llegar a dominar cualquiera de estas prácticas, si tienen la motivación adecuada.



3. Alta capacidad intelectual

Poseen un nivel de funcionamiento intelectual promedio, o incluso un poco superior, especialmente en las materias que les gustan. Por ejemplo, las matemáticas o biología. De hecho, son capaces de investigar a fondo sobre un tema si verdaderamente les llama la atención. Es una de las características más resaltantes en aquellos que presentan Asperger en la edad adulta.

4. Les gusta el aislamiento

Prefieren estar encerrados en su propio mundo antes que compartir con los demás. Cabe destacar que esto no es por falta de afectividad, sino que se sienten más seguros y cómodos en la monotonía. Por ende, tienen dificultades para socializar con los demás.

5. Fijación ante actividades específicas

Presentan adhesión ante la realización de una o varias actividades, pueden hacerlas durante horas, hasta llegar al punto de ser obsesivos. En caso de ser interrumpidos, se alteran de manera exagerada.

6. Perfeccionistas consigo mismos

Relacionado a los puntos anteriores, al mostrar habilidad en las actividades de su gozo, suelen ser exigentes y perfeccionistas en su ejecución. Esto también puede tornarse en un comportamiento obsesivo. De modo que experimentan un gran malestar si sienten que no las están realizado de la mejor forma.



7. Dificultad en las relaciones interpersonales

En el aspecto social, tienen conflictos en las relaciones con los demás, al no comprender indirectas o conceptos abstractos. Asimismo, pueden tener problemas por hacer comentarios ofensivos o revelar secretos.

De igual modo, suelen decir lo que piensan sin tapujos o sutilezas, provocando posibles disgustos a sus compañeros. Por último, se observa  dificultad para no interrumpir las conversaciones.

Asperger en la edad adulta
Para los pacientes con Asperger en la edad adulta, las relaciones sociales pueden resultar complicadas.

8. Conflictos con las emociones 

Al tener problemas para identificar los sentimientos de los otros, se produce una poca capacidad de empatia, haciéndoles parecer como personas apáticas e insensibles. Además de la difcultad para comprender las emociones ajenas, muchos casos tienen adversidades para identificar, entender, y controlar las suyas.

Lo mismo ocurre al momento de expresarlas correctamente, a diferencia de las personas sin el síndrome. En algunos casos, esas dificultades emocionales pueden producir el deseo de aislarse, por temor a afectar a terceros o que estos los juzguen como malas personas.



Algunos pacientes presentan ansiedad o depresión ante las dificultades sociales, emocionales, y laborales. Todo esto puede notarse con mayor intensidad en los casos donde la persona no es consciente de sus síntomas. 

¿Cómo se abordan a estos pacientes?

El Asperger en la edad adulta, puede afectar a las personas en los roles sociales, laborales y personales que deben desempeñar. A manera de ejemplo, pueden obsesionarse con el trabajo, aislándose y dedicando poco tiempo al descanso. De igual manera, hay posibles conflictos con los seres queridos.

No obstante, este riesgo se puede disminuir progresivamente al recibir ayuda profesional eficaz. Así, esto los ayudará tanto a ellos como a sus seres queridos a seguir adelante, teniendo en cuenta que el Asperger no es una condición reversible. Aunque, con el tratamiento correcto se consigue una buena adaptación.

En relación a la persona con el síndrome; se les enseña a controlar sus emociones, desarrollar y mejorar sus habilidades sociales. Del mismo modo, a identificar sus fortalezas y debilidades, para utilizarlas en su vida cotidiana y ampliar sus capacidades de interacción social.



Con respecto a sus allegados, es esencial hacerles entender la naturaleza del síndrome de asperger. Para que así puedan comprender su condición y entiendan mejor el comportamiento de quien lo presenta. A medida que se tiene más información al respecto se hace más fácil dar apoyo.

Tal vez te interese leer:

Aclaraciones importantes

Es relevante señalar que este no es un proceso simple, al contrario; requiere de tiempo, paciencia, y perseverancia, para lograr la evolución deseada de forma progresiva. Si bien se presentan inconvenientes y retos, la disposición y aceptación de los familiares, y otros cuidadores, es fundamental para la correcta evolución del caso.

Para lograr una correcta interacción con las personas que presentan el síndrome de Asperger, no basta solo con conocer su condición. Sino que también se les debe ayudar a ellos a entenderla, evitando emplear conceptos abstractos.

Al hacer eso, la persona con Asperger comenzará a sentirse aceptada y querida por su entorno más cercano. Esto es útil para facilitar su interés y motivación para empezar a relacionarse con otros, buscar alternativas para solucionar sus conflictos y pedir ayuda. 



De forma análoga, se obtiene una mejor capacidad comprender sus emociones y expresar sus sentimientos a otras personas. Al inicio esto puede parecer algo complejo, y pueden hacer con timidez o dificultad, pero con el apoyo correcto pueden ir mejorando progresivamente.

Recomendaciones finales sobre el Asperger en la edad adulta

Para alcanzar los objetivos anteriores, felicita sus avances por más pequeños que estos sean, si se equivocan, explícales pacientemente una vez hayan desahogado la frustración.

Lo más adecuado es indicarles cuál ha sido el error, con un lenguaje de respeto y tolerancia. Esta demostrado que los pacientes con Asperger en la edad adulta pueden progresar. Siempre que cuenten con el apoyo del núcleo familiar, seres queridos, y los profesionales adecuados, pueden desarrollar independencia y lograr todas sus metas y deseos personales.



 

Referencias

  • APA. (2013). Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos mentales. Cuarta Edición. Editorial Médica Panamericana.
  • Edulque. M. (2014). El adulto con Rasgos Asperger, Diagnóstico y Abordajes Psicodinámicos. Temas de Psicoanálisis, (7), 1-12. Disponible en: http://www.temasdepsicoanalisis.org/wp-content/uploads/2014/01/PLANTILLA-PDF-MABEL-ELDUQUE3.pdf
  • Universidad Internacional de Valencia. (2018). Asperger en adultos: ¿Como se manifiesta y que consejos seguir?.