CLOSE

Obesidad y depresión: ¿Están relacionadas?

Usualmente solemos ver la obesidad y depresión como afecciones aisladas una de la otra. En este espacio te explicamos de qué manera pueden estar relacionadas. ¡Descúbrelo!
Obesidad y depresión
Obesidad y depresión
La incomodidad personal producto del exceso de peso puede ocasionar malestar emocional.

En los últimos tiempos se ha presentado con frecuencias la relación que puede existir entre estas dos patologías. ¿Realmente la obesidad y depresión están relacionadas? Sigue leyendo este artículo para conocer la respuesta.

Quizás no hayas escuchado antes sobre estas dos patologías en conjunto. Para dar a conocer si ambas están ligadas y a que se debe esto, se recurrieron a estadísticas y estudios aplicados a nivel mundial.

¿Qué es la obesidad?

Hoy en día gran parte del mundo se rige por estereotipos impuesto por distinguidas empresas de moda y belleza. Fijando así medidas que son “perfectas” tanto para hombres como para mujeres.

Ahora bien, primordialmente debemos conocer que es la obesidad para así saber quiénes entran en ese rango y quién no. La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la obesidad como una acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud.

La obesidad puede ser producida por distintos factores. Esta enfermedad crónica puede afectarnos a nivel cardiovascular, disminuyendo así nuestra calidad de vida y ocasionando incluso la muerte.



Para determinar si hay obesidad o no, La OMS se rige por el Índice de Masa Corporal (IMC). Las personas que tienen 30kg o más según su peso ideal (tomando en cuenta la estatura) se considera que esta obeso. Esto aplica para hombres y mujeres.

Para dar a conocer si la obesidad y depresión están entrelazadas es importante conocer el origen de ambas, y de que tratan cada una de estas variables.

Te puede interesar: “Trastorno de pica: Características conductuales”

Tipos de obesidad

Tipos de obesidad
Las personas pueden presentar diversas formas de obesidad.

La clasificación en la obesidad se realiza según se distribuya el tejido graso. Ahora bien, según lo antes mencionado la obesidad puede clasificarse en dos tipos, androide y ginoide.

1. Androide

Mejor conocido como tipo manzana, ya que la grasa se concentra a nivel abdominal, en los hombros y cuello. Este tipo de obesidad es más común en hombres.

2. Ginoide

Este tipo de obesidad se ubica en los glúteos, muslos y cadera. Puede ser más frecuente en mujeres, y es conocida hacer la forma corporal como una pera.

Conoce de qué se trata la depresión

En este marco, ya que sabemos de qué trata la obesidad y como está clasificada, podemos adentrarnos en definir que es la depresión. Este término puede estar sujeto a confusiones constantemente, ya que aunque puede resultar muy común es poca la información que se difunde sobre ella.

En el mismo orden de ideas, añadimos que la depresión es un trastorno del estado anímico. El cual está caracterizado por un lapso prolongado de tiempo donde nos sentimos tristes, frustrados, melancólicos.



Además este estado amínico puede producir pérdida o aumento del apetito, irritabilidad, dificultad para conciliar el sueño o exceso del mismo. Incluso puede ocasionarnos pérdida de placer en la actividad sexual o cualquier otra actividad que nos haga felices. 

La depresión puede hacerse presente a cualquier edad y es importante que se estén atentos a los síntomas para que pueda ser tratado por un profesional a tiempo. Cabe mencionar que durante la depresión pueden aparecer pensamientos repetitivos de suicidio o muerte.

Para leer después: “Ventajas en la depresión: ¿Una enfermedad o una herramienta evolutiva?”

¿La obesidad y depresión están relacionadas?

Relación entre obesidad y depresión
La interconexión entre estas dos patologías es frecuente.

Cuando se habla de obesidad y depresión es poco común creer que están relacionados. Sin embargo distintos estudios demuestran que aunque no depende una de la otra, si pueden estar relacionadas.

Como se mencionó anteriormente la depresión puede ocasionar un aumento desmesurado del apetito. Llevándonos a ingerir grandes cantidades de comida para intentar encontrar esa sensación de bienestar que perdimos a causa de dicha afección mental.

Sin embargo, podemos también ingerir altas cantidades de comida para llenar el vacío que sentimos al transcurrir por una depresión, esa sensación de que algo nos falta o no estamos satisfechos del todo.



Padecer de ambas afecciones puede ser un tanto complicado, pues no logramos conseguir un equilibrio entre lo físico y lo mental. Es necesario tratar ambas variables en simultaneo, pues si solo atendemos una de ellas, la otra seguirá asechando al sujeto.

En cuanto a la obesidad, tenemos que una persona obesa puede sentirse marginada, rechaza o insatisfecha con su cuerpo. Esta situación puede generar que la persona se sienta triste, menospreciado, con baja autoestima

Si esto no se trata a tiempo puede desarrollarse una depresión, ya que la persona tiene constantemente pensamientos negativos, bajo estado de ánimo y gran rechazo por sí mismo. Estudios indican que el 55% de las personas obesas tienen mayor probabilidad de padecer depresión.

Es recomendable buscar ayuda de manera temprana

Cuando vivimos procesos como la obesidad y depresión es recomendable buscar ayuda profesional. Un psicólogo podrá brindarnos las herramientas necesarias para así poder salir airosos de dichas afecciones.

Quizás en un principio creamos que el exceso de peso y la depresión no están relacionadas. Pero solo con analizar la raíz de ambas afecciones podemos darnos cuenta de la conexión. Pues la obesidad puede ser la causa y consecuencia de la depresión, y viceversa.

Recuerda que si estos malestares no son tratados a tiempo nos pueden generar una disfunción mayor y será más complicado poder combatirlas.



 

Referencias:

  • Ríos MBP, Rangel RGA, Álvarez CR, et al. Ansiedad, depresión y calidad de vida en el paciente obeso. Acta Med. 2008;6(4):147-153.
  • González, Diego Barttlet. “Obesidad y Depresión Obesity and Depression.” Revista Memoriza.com (2016): 9–16. Revista Memoriza.com. Web.
  • González-Toche, Janett et al. “Asociación Entre Obesidad y Depresión Infantil En Población Escolar de Una Unidad de Medicina Familiar En Morelia, Michoacán.” Atención Familiar 24.1 (2017): 8–12. Atención Familiar. Web.
  • Moreno Martínez, Mayra Alejandra et al. “Relación Entre Obesidad y Depresión En Adolescentes.” Cultura de los Cuidados Revista de Enfermería y Humanidades 51 (2018): n. pag. Cultura de los Cuidados Revista de Enfermería y Humanidades. Web.