Componentes de la autoestima

Un vistazo a los aspectos fundamentales que conforman el desarrollo de una buena autoestima.
componentes de la autoestima
componentes de la autoestima
La autoestima se construye a partir de varios componentes que, si son desarrollados adecuadamente, garantizan una autovaloración positiva.

La autoestima es un conjunto de aspectos que son determinantes en la calidad de vida de un individuo. Igualmente, juega un papel esencial en la adquisición de conductas que permitan el desarrollo en todos los ámbitos de la vida. Por lo tanto, para conseguir un bienestar completo, debemos enfocarnos en conocer y potenciar cada uno de los componentes de la autoestima. 

¿Qué es la autoestima?

Para empezar, como el nombre indica, la autoestima es la valoración que hacemos de nosotros mismos. Esto incluye el nivel de conocimiento y apreciación hacia nuestra forma de pensar, sentir y actuar en todos los aspectos. De esta forma, muchos expertos afirman que la autoestima se construye desde los primeros años de vida. Y tiene como base lo que aprendemos de nuestro medio social temprano. Así como de las vivencias y la manera en que interpretamos la percepción ajena sobre nosotros.

Sin embargo, no es algo unitario, los componentes de la autoestima se pueden desarrollar por separado. El modo en que se constituyen determina nuestra personalidad. 

También podrías leer:

Tipos de autoestima

Continuando con lo anterior, la autoestima se encuentra dividida en dos tipos. Primero, tenemos la autoestima positiva, mejor conocida como alta. Esta incluye una apreciación sana, optimista y realista de nosotros mismos. Al contrario, la autoestima baja o negativa está caracterizada por una mala apreciación sobre el propio ser. Es notoria en personas inseguras que no saben reconocer sus virtudes. 

Es importante aclarar que tener la autoestima alta nos permite tener mayor autoconfianza. Lo que facilita alcanzar nuestros objetivos, o bien, estar conformes con aquello que no conseguimos por cualquier circunstancia. Mientras que una autoestima baja solo hará que formemos barreras que nos impidan avanzar. Ahora bien, para potenciar este elemento, es necesario conocer sus componentes y trabajarlos. 

Componentes de la autoestima

cuáles son los componentes del autoestima
Los componentes de la autoestima se perciben en nuestra personalidad. Foto de Andrea Piacquadio en Pexels.

Si bien siempre se habla del autoestima como un factor único, en realidad abarca diferentes dimensiones. Veamos a continuación cuáles son.

1. Componente cognitivo

Este primer componente abarca las creencias, percepciones y conocimientos que tenemos sobre nuestra persona. Dicho de otro modo, cómo nos percibimos física y mentalmente, qué fortalezas tenemos, debilidades y nivel de autoconfianza.

Todos estos elementos se constituyen desde la infancia a partir de nuestras experiencias y la forma en que asumimos lo que los demás dicen de nosotros. Por ende, si un niño crece en un ambiente lleno de abusos, se verá reflejado en una autoestima negativa. Como resultado, la persona será desconfiada o perfeccionista en exceso. Asimismo, tendrá una valoración negativista de sí mismo.

2. Componente emotivo

Esto se relaciona con cómo nos valoramos, ya sea positiva o negativamente. Se compone con base en lo que vemos o nos dicen nuestros padres, maestros, amigos, entre otros. En este sentido, incluye el aprecio de las propias capacidades y aceptación de las debilidades.

Así, cuando un sujeto no tiene bien desarrollado este aspecto puede ser una persona confundida, desmotivada y vulnerable a padecer de trastornos de ansiedad y/o depresión. Con esto vemos que los componentes del autoestima tienen un peso significativo en la salud mental.

Esto sucede cuando toda su vida crece rodeado de una falta de afecto constante, lo que daña directamente su autoimagen. Una persona con autoestima negativa siente un desprecio hacia sí mismo, y también percibe rechazo por parte de los demás (aunque sea imaginario).

Te sugerimos leer: «¿Cuánto pesa la autoestima en nuestra vida?»

3. Componente conductual

La dimensión conductual se compone del conjunto de actitudes y habilidades en el momento de comunicarnos y actuar ante las demás personas. Aquí se halla la empatía, asertividad, control y expresión de las emociones. Cuando lo desarrollamos de modo saludable, obtenemos la capacidad de comunicar nuestros deseos, sentimientos y opiniones de manera honesta y correcta.

Igualmente, aceptamos la crítica y opiniones de los otros de manera asertiva, manteniendo buenas relaciones interpersonales. Sin embargo, una persona con autoestima baja suele proyectar su desdén por sí misma hacia los demás. O bien, puede tener comportamientos de inseguridad ante las otras personas.

Mejorando los componentes de la autoestima

Una crianza amorosa es un factor importante en el buen desarrollo de la autoimagen. Foto de Katie E en Pexels.

Ahora que conoces los componentes de la autoestima, es relevante señalar que su desarrollo dependerá de algunos aspectos que pueden ponerse en práctica diariamente. Claramente, no se puede conseguir una autoestima positiva de la noche a la mañana. Pero tener la siguiente escalera de la autoestima puede marcar mucha diferencia. 

1. Autoconocimiento

Es el conocimiento de tus emociones, cualidades y defectos junto a la comprensión del por qué los tienes y como actúas en base a ellos.

2. Autoconcepto

Se entiende como la apreciación de lo que piensas y crees de tu persona. Y cómo influye en tu forma de actuar y pensar en tu vida diaria.

3. Autoevaluación

Es la habilidad de evaluar tu pensamiento y comportamiento, determinar si es bueno o malo y la sensación que te produce. También incluye cómo asimilas lo que aprendes del exterior, y por último, elegir qué es lo que te gusta y lo que no.

4. Aceptación

Comprende la capacidad de reconocer todas las características de tu personalidad, aceptar tu forma de actuar, fortalezas y debilidades. Si bien puedes cometer errores, también aprendes de ellos. Por consiguiente, a medida que creces, te vuelves una versión más madura de ti mismo.

5. Autorespeto

Este paso se caracteriza por entender y satisfacer tus propias necesidades y deseos. Al igual que por regular y expresar los sentimientos, es decir, estar consciente de tu humanidad, límites y exigir que los respeten. 

6. Autoestima

Por último, la autoestima resulta el último escalón que debes alcanzar. Esta es la apreciación integral positiva que tenemos de nosotros mismos. Si seguimos correctamente la escalera tendremos una alta autoestima. De lo contrario, los componentes se desarrollarán negativamente.

Importancia de los componentes de la autoestima 

Para finalizar, ahora que has estudiado los componentes de la autoestima, puedes esforzarte cada día para mejorarlos progresivamente. No obstante, si sientes que no puedes hacerlo por ti mismo busca ayuda profesional para guiarte en este proceso y procurar tu bienestar. 

Por otro lado, resulta relevante señalar la importancia de fortalecer el autoestima en los niños. Esto no significa hacerles creer que todo siempre está bien. Sino enseñarles que a pesar de que pueden haber dificultades, tienen mucho potencial para sobreponerse a estas. Para que así puedan crecer con una mayor confianza en sus propias capacidades.