Cómo disminuir el uso del celular: 10 consejos para conseguirlo

Saber como regular el uso del celular es cuestión de práctica, aquí te decimos cómo.
Cómo disminuir el uso del celular

Hoy en día es válido decir que podemos reducir gran parte de nuestra vida a nuestro celular, desde la comida que vamos a comer, hasta las compras más minúsculas. Todo pasa por este pequeño aparato en nuestras manos, se ha convertido en una herramienta, pero también en una adicción que nos hace preguntarnos cómo disminuir el uso del celular.

Las redes sociales son especialmente adictivas, con las notificaciones sonando a cada minuto, y el constante deseo de ser reconocidos mediante las interacciones que generamos. Muchas personas basan su identidad y valor en el tráfico que generan de manera online, dejando totalmente de lado el mundo físico.

Todas estas situaciones te pueden llevar al aislamiento social, del cual puedes leer un poco más en nuestro artículo sobre la soledad. E incluso le han dado un nombre al miedo de estar sin el celular, nomofobia, con esto podemos ver qué tan real es el problema y hasta qué punto nos puede afectar. Si has llegado hasta este aquí te debes estar cuestionando si necesitas alejarte un poco de tu teléfono, y por eso te daremos 10 consejos para disminuir el uso del celular. 

¿Cómo disminuir el uso del celular? 

Antes de responder esto, y darte los 10 consejos para conseguir disminuir el uso del celular, hay una pregunta importante que nos debemos hacer ¿Por qué queremos disminuir su uso? La respuesta a esta pregunta será la motivación que utilizaremos para lograr nuestro cometido. Si sientes que debes hacerlo pero no logras ponerle una razón te daré algunas. 

El tiempo que tenemos es limitado, y lo debemos dividir en muchísimas tareas, dormir, comer, trabajar. Todas estas tareas consumen gran cantidad de tiempo, pero a estas les debemos sumar nuestras otras necesidades, como las de socialización, recreación y actividad física. Incluso sabiendo esto igual se estima que la persona promedio puede pasar hasta 10 horas diarias mirando la pantalla del celular ¿No tienes tiempo para hacer hobbies, salir con amigos, hacer ejercicio y relajarte? Quizás le estás dedicando demasiado tiempo a tu celular. 

Lograr un balance entre todas estas actividades es crucial para nuestro bienestar. Y por supuesto, puedes hablar con tus amigos por WhatsApp y eso es socialización ¿No? Pues sí, pero no. Estudios demuestran que la relaciones en el mundo real, el aire libre y el contacto con la naturaleza siguen siendo esenciales, no podemos sustituirlos.

Cómo disminuir el uso del celular

Ahora sí, vamos con los diez consejos para disminuir el uso del celular y recuperar horas de tu día. 

1- Prioriza su uso y tus necesidades

Lo primero que tenemos que tomar en cuenta es: Para qué lo usamos, para qué lo queremos usar y qué queremos cambiar. Si tu celular es parte de tu trabajo es entendible que no puedas simplemente desconectarte. Por lo que tienes realizar un balance personal de cuánto tiempo le dedicas al trabajo y cuánto a los juegos, redes sociales o scrolling. 

Una vez que hayas identificado tus prioridades te será más fácil organizar tu tiempo de uso, así ya sabes que por ejemplo, sólo quieres dedicar una hora al día a revisar redes sociales. Asimismo te será más fácil entrenarte para saber en qué momentos quieres revisar tu celular y en qué momentos lo haces sólo por inercia. 

2- Entrénate para no usarlo

Aunque al principio puede ser muy difícil, puedes lograr dejar el celular mediante un entrenamiento personal. Si sabes que la mayor parte del tiempo abres el celular por aburrimiento, si eres de lo que usa cada distracción mínima para encender la pantalla y hacer una “revisión rápida” que al final te puede quitar 20 minutos, entonces esta es una buena opción.

Crea una pantalla vacía que sea tu inicio, en ella pon una imagen con un texto que tú mismo hayas escrito “¿Es importante?” “No pierdas el tiempo”. Se trata de un pequeño truco que puede parecer tonto. Pero de esta manera logras introducir una pausa antes de entrar a las aplicaciones. En la cual puedes hacer conciencia de lo que estás haciendo y volver a apagar la pantalla. 

3- Apaga las notificaciones

Para disminuir el uso del celular debemos disminuir los estímulos que recibimos de este. En otras palabras, si estamos acostumbrado a que las campanillas de notificación nos emocionan, será muy difícil tratar de ignorarlas cuando las escuchamos. De hecho, hay incluso un fenómeno de la “notificación fantasma” donde estamos tan acostumbrados que escuchamos notificaciones aún cuando no las tenemos.

Para luchar contra esto es idóneo quitar las notificaciones. De esta forma, si seguiste el primer consejo ya sabes cuales aplicaciones son indispensables por tu trabajo, y cuáles no. Por ende, las redes sociales y los juegos pueden esperar, la mayor parte de los grupos también pueden ser silenciados. Entonces, así sólo recibirás notificaciones cuando son importantes. 

4- Aléjate del teléfono 

Si eres un estudiante, si tu trabajo no está asociado a tu móvil y si tienes teléfono fijo entonces puedes dejar tu teléfono a un lado. Tener nuestro celular en nuestro entorno de trabajo o estudio disminuye nuestro rendimiento. Además de que nos hace proclive a los errores y la a desconcentración. En este sentido, la mayoría de los teléfonos tienen la opción de sólo activar las notificaciones de las llamadas.

Si activamos esta opción podemos dejar nuestro celular de lado en otra habitación y dedicarnos de lleno a la tarea que tenemos en frente. Esto también forma parte del entrenamiento del segundo consejo.

5 y 6- Limpia tu inicio, y tus aplicaciones

Si la opción de hacer que tu pantalla de inicio no tenga nada es demasiado para ti, puedes tomar una opción menos estricta y dejar sólo las aplicaciones de sistema. Por ejemplo, cosas como el reloj y las alarmas, el calendario, googlemaps y un buscador web. Quitando redes sociales y aplicaciones innecesarias, reduces la tentación de perder el tiempo en estas apps.

Y, hablando de aplicaciones innecesarias, aprovecha para borrar todas las apps que tienes y que no usas, o que usas poco. Limpiar tu teléfono y dejar solo lo esencial reduce tu uso del celular y además liberas memoria, beneficio para todos. Tu dispositivo inteligente te lo agradecerá a largo plazo. 

7- Usa tu celular… para dejar de usarlo

¿Te suena raro? Lo cierto es que hay aplicaciones que te permiten reducir el tiempo de de uso de tu teléfono. Porque hasta los mismos desarrolladores de apps se han dado cuenta de sus adicciones. Por ello hay aplicaciones para la programación de alarmas. Las cuales te dan mensajes como: “Voy a revisar mis redes sociales 10 minutos cada dos horas”. Hasta aplicaciones que te permiten rastrear el tiempo que le dedicas a cada app o a tu móvil en general. 

Ejemplos de estas aplicaciones son FaceUp, que incluso te pone retos que te ayudan a usar menos tu teléfono. Igualmente, Moment que te dirá cuando has excedido el tiempo que le dedicas a tu pantalla. Por último, FlipD, que te bloquea las aplicaciones cuando las tratas de usar fuera de tu tiempo predeterminado. 

8 y 9- Usa tu teléfono fijo, y saca del celular lo que puedas sacar

¿Tienes teléfono fijo? ¡Úsalo! Dile a tus familiares, amigos y jefes que se comuniquen contigo por ese medio. De esta manera facilitamos tener momentos de descanso sin el miedo a perder una llamada urgente ¿Puedes pasar 30 minutos con el celular apagado? De manera similar, usar relojes de muñeca y despertadores clásico puede ayudarnos a evitar encender la pantalla sin necesidad y distraernos más de la cuenta.

Sin embargo, recuerda que no se trata de renunciar al comodidad, sino de usarla de manera inteligente. 

10- Busca ayuda de expertos.

Para que todos estos consejos funcionen debes estar comprometido a cambiar tus hábitos y tener una convicción firme. Pero a veces aunque tengamos estas características necesitamos un empujoncito, los expertos están para eso. Y no hay nada de malo en conseguir ayuda profesional en estos casos.  Hoy en día la adicción al teléfono puede equipararse a la adicción a los cigarrillos, hay personas que pueden dejarlo sin ayuda. Mientras que  hay otras que necesitan más apoyo.

Si sientes que este es tu caso, no sientas miedo o vergüenza de acudir a un psicólogo que te ayude en este proceso, al final del día lo que más importa es tu salud y tu bienestar. 

REFERENCIAS

Articulos relacionados