Etapas del desarrollo psicosocial de Erik Erikson

La teoría del desarrollo de la personalidad de Erik Erikson explica las diferentes crisis que atravesamos a lo largo de nuestra vida y cómo las experiencias sociales tienen un impacto significativo en el Yo. ¡Aprende más aquí!
etapas del desarrollo psicosocial
etapas del desarrollo psicosocial
La teoría de Erikson describe el modo en que nos desarrollamos psicológicamente a partir de la interacción social.

Como sucede con nuestro cuerpo, nuestra mente y personalidad van cambiando a lo largo del crecimiento. En este sentido, existen múltiples teorías que apoyan este postulado. Así, en este artículo analizaremos las etapas del desarrollo psicosocial de acuerdo con Erik Erikson.

¿Quién fue Erik Erikson?

Erik Erikson (15/06/1902 – 12/05/1994) fue un psicoanalista estadounidense de origen alemán, reconocido por sus contribuciones a la psicología del desarrollo. 

Pese a ser discípulo de Freud, Erikson afirmaba que las personas son entes activos cuya personalidad se encuentra en constante cambio. Con la finalidad de poder adaptarse a su entorno. Es decir, el ambiente y las influencias culturales son los principales estímulos que afectan la conducta de los individuos.

Continuando con lo anterior, entre sus múltiples estudios destacan su teoría del desarrollo de la personalidad. Según los postulados de este autor, esta se construye a través de 8 etapas de desarrollo psicosocial distribuidas a lo largo de la vida. Cada una con diferentes conflictos o crisis. Es necesario añadir que cada sujeto se desenvuelve de un modo distinto en estas fases.

¿Cuáles son las etapas del desarrollo psicosocial de Erik Erikson?

Ahora veremos un listado con las 8 etapas propuestas por Erikson es su teoría, en la medida que conozcamos exactamente cuales son los hitos que se deben alcanzar en ciertas edades será más sencillo alcanzarlos.

1. Confianza vs Desconfianza (nacimiento hasta los 18 meses)

En esta primera fase, el bebé es más receptivo a los estímulos externos. Por ende, es más vulnerable ante las frustraciones provinientes del medio ambiente. A causa de esto, es importante que el bebé reciba el calor y atención de la madre. Del mismo modo, los padres y cuidadores deben crear un ambiente de confianza, seguridad y aceptación. Como resultado, el niño fortalece su confianza en el entorno, facilitando la interacción con otras personas.

¿Quieres saber más? Te recomendamos leer: «Jugar con el bebé: ¿Cómo hacerlo?»

2. Autonomía vs vergüenza y duda ( 18 meses – 3 años)

A partir de la segunda etapa, el infante empieza a tener mayor control sobre su cuerpo y sus órganos de eliminación (esfínteres). De esta manera, surge en ellos el deseo de ser autónomos y hacer cosas por sí mismos. Tales como caminar, agarrar el biberón e incluso aprender ir al baño. 

Sin embargo, se debe tener en cuenta que es una fase lenta y progresiva y puede haber errores. Por ejemplo, el niño se cae o tiene un “accidente” al ir al baño. Siguiendo esta línea, al equivocarse, es posible que sienta vergüenza y duda sobre su capacidad para intentarlo nuevamente.

Por esta razón, es importante permitirle hacer las cosas por sí mismo. Y en caso de que cometa alguna equivocación, se le debe permitir desahogarse y animarle de manera optimista. No es recomendable la sobreprotección, ya que impedirle valerse por su cuenta le produce frustración.

3. Iniciativa vs culpa ( 3 años – 5 años )

Alentar la iniciativa de los infantes es esencial para un sano desarrollo en esta etapa.

Llegados a este punto, los niños tiene mayor control sobre su cuerpo, son más activos y van adquiriendo nuevas habilidades físicas.  Igualmente, desarrolla la imaginación, perfecciona el lenguaje y comienza a relacionarse con sus pares.

Del mismo modo, aumenta su consciencia sobre el mundo externo. Lo que al mismo tiempo despierta su por el medio externo. En esta etapa es normal que empiece a realizar muchas preguntas a los padres. Como, por ejemplo, puede preguntar por qué los niñas son distintos a los niños.

En este mismo sentido, cuando estas preguntas son respondidas positivamente, aumenta su imaginación y mejoran sus habilidades sociales. Pero, si son abordadas de forma negativa, puede crear sentimientos de culpa porque él o ella siente que hizo algo malo. En consecuencia, disminuye la iniciativa por interactuar con los demás. Debido a esto, es esencial responder a sus interrogantes de forma asertiva y apropiada para su edad.

4. Laboriosidad vs inferioridad ( 5 años- 13 años)

La siguiente de las etapas del desarrollo psicosocial coincide con el inicio de la instrucción escolar. Aquí, los niños se sienten emocionados por compartir con otros y practicar nuevas actividades usando sus conocimientos y habilidades.

El desenvolvimiento durante este período dependerá de la estimulación que recibe de los padres, amigos y maestros. Dicho de otra forma, si recibe elogios y apoyo por parte de ellos, fortalece su autoestima y autoconfianza. De modo que el infante se siente motivado a perseguir nuevos objetivos.

Por el contrario, si solo recibe burlas, regaños y comparaciones, el niño tiene la sensación que no es capaz de hacer las cosas bien. De allí surge el sentimiento de inferioridad que puede producir perfeccionismo en exceso, baja autoestima y hasta conducta violenta. Teniendo en cuenta lo anterior, es beneficioso felicitar sus logros aunque sean pequeños y enseñarle a tolerar las malas críticas. Asimismo, debe entender que equivocarse es normal y que los errores nos permiten aprender nuevas cosas.

5. Exploración de la identidad vs difusión de identidad (13- 21 años )

Ahora, el adolescente se encuentra formando su identidad personal partir de sus experiencias anteriores, como gustos e intereses. También manifiesta una mayor independencia de los padres.

De forma análoga, los cambios físicos y psicológicos que ocurren en este punto pueden generar crisis respecto a quiénes son. Por tal motivo, los padres y otros responsables deben actuar como orientadores, y brindarles el apoyo para que puedan solucionar sus conflictos.

A manera de ejemplo: dudas sobre la sexualidad, preocupaciones por el futuro, cuáles amistades son las correctas, etc. Recordemos que la adolescencia es una de los períodos más cruciales de la vida, por eso, la paciencia y comprensión es fundamental.

Puede que quieras leer: «La sexualidad en la adolescencia»

6. Intimidad frente al aislamiento (21 – 40 años)

Para el adulto joven, establecer vínculos afectivos cercanos cobra mayor importancia.

Una vez que ha definido quién es y lo que quiere en la vida, comienza a cambiar su forma de relacionarse con los demás. A partir de este momento, busca un tipo de relación más estrecha con el objetivo de encontrar amigos íntimos y conocer alguien con quien comprometerse y compartir intimidad. Esta intimidad crea una sensación de confianza y seguridad que les permite formar un vínculo especial y formar una familia, si se evade esta etapa se puede tener aislamiento y depresión.

7. Generatividad frente al estancamiento ( 40 a 60 años)

Este es un punto bastante importante dentro de las etapas del desarrollo psicosocial. Durante este período, hay que mantener el equilibrio entre la productividad y el estancamiento.  En palabras simples, se quiere educar a los niños, pero también hay que dedicarse tiempo a uno mismo. Siguiendo con esto, al hacer ambas actividades evitas caer en el estancamiento que es la sensación de sentirse inútil o sin propósito; un buen equilibrio te ayuda a ver tanto por ti como por los tuyos por igual.

8. Integridad frente a la desesperación ( 60 años- muerte)

El principal conflicto durante la tercera edad sería la aceptación de la pérdida y la muerte.

Por último, el adulto mayor debe luchar con los cambios de su cuerpo y los duelos por las pérdida de sus seres queridos. Para así no caer en un sentimiento de inutilidad y desesperanza.

Es importante que se integre en la sociedad. Por lo tanto, los familiares deben darle su apoyo y hacerle saber que siempre estarán allí. De la misma manera, el indivduo debe pedir y/o aceptar la ayuda de los demás para enfrentar el dolor y seguir con su vida teniendo y dejando buenos recuerdos al momento de su partida. 

Importancia de las etapas del desarrollo psicosocial de Erikson

Para finalizar, la teoría de Erik Erikson es uno de los postulados más conocidos dentro de la psicología.  Aunque, ha sido objeto de diferentes críticas, muchas dirigidas principalmente a la linealidad que el autor establece en las etapas del desarrollo psicosocial. Sin embargo, las perspectivas de este teórico siguen siendo interesantes y lo convierten en un gran referente.

Articulos relacionados